Test de fuerza en el Palacio

Dubljevic se dispone a anotar ante Tavares en el partido de Euroliga del martes en la Fonteta. / efe
Dubljevic se dispone a anotar ante Tavares en el partido de Euroliga del martes en la Fonteta. / efe

Van Rossom viaja con el equipo, se probará en las horas previas y si mejora del dolor en la espalda tras el golpe ante el Armani será inscrito | El Valencia Basket mide su estado de forma en la salida más complicada de la ACB

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. Los partidos entre el Real Madrid y el Valencia Basket hace tiempo que están subrayados en rojo en el calendario. El pique deportivo entre ambos equipos es evidente en la ACB y aumentó tras el título liguero de los taronja frente a los blancos. El último episodio, victoria de los valencianos por 96-88 el pasado martes en la Euroliga, terminó con una multa a Randolph de 2.500 euros por faltar el respeto a los árbitros. En el de la primera vuelta en la Copa de Europa, Doncic sufrió la primera expulsión de su carrera. Hoy, en el Palacio de los Deportes de toda la vida, se vivirá el undécimo pulso entre ambos en las últimas dos temporadas, con un balance de 6-4 para el Real Madrid. La última vez que el Valencia Basket pisó la madera del WiZinc Center para disputar un partido de la Liga Endesa consiguió el histórico triunfo, con aquella canasta inverosímil de Dubljevic como símbolo, que allanó el camino para la consecución del título de la ACB.

Los valencianos viajaron ayer a Madrid de nuevo con trece jugadores, con lo que Vidorreta deberá hacer de nuevo un descarte que estará otra vez marcado por el parte médico. Van Rossom será duda hasta última hora por el fuerte golpe que sufrió en la espalda en el encuentro ante el Armani en Desio. El belga no tiene ninguna rotura pero dependiendo del dolor que tenga en las horas previas, se decidirá si se escribe su nombre en el acta. En el caso de hacerlo, Sergi García tiene todas las papeletas de ser el descarte para el envite.

Con el conjunto madrileño con la primera plaza amarrada, le saca cuatro victorias a la tripleta perseguidora, el partido es un auténtico test de fuerza para los hombres de Vidorreta. Tras un pleno de victorias esta semana, con tres de tres, el Palacio es el mejor marco para intentar dar un golpe definitivo en la mesa. La visita al Real Madrid, con un balance de 10-1 en casa, es la más complicada que le queda a los taronja hasta final de temporada.

El partido enfrenta al mejor ataque de la Liga Endesa, el madrileño, frente a la segunda mejor defensa, la valenciana. El dato ofensivo de los locales es muy destacado, puesto que lideran esta clasificación por séptima ocasión consecutiva a estas alturas del calendario, con la segunda mejor marca de la última década (91,3 puntos por partido). La novedad en el equipo de Laso con respecto al duelo del martes en la Fonteta de la Euroliga es Doncic mientras que Ayón, que se lesionó en ese partido, es baja, con lo que se ha activado a Thompkins.

San Emeterio, que vuelve a la competición nacional tras superar su esguince de tobillo, alcanzará los 550 partidos en la ACB, donde promedia 10,9 de valoración a lo largo de su carrera. El partido congrega a los tres jugadores con mejor porcentaje en triples de la Liga (Rudy Fernández, Rafa Martínez y Carroll), en un pulso donde el Valencia Basket busca la segunda plaza.

Fotos

Vídeos