Van Rossom no sufre rotura y es duda ante el Real Madrid

Van Rossom, felicitado por el banquillo y el público, en el partido ante el Real Madrid. / irene marsilla
Van Rossom, felicitado por el banquillo y el público, en el partido ante el Real Madrid. / irene marsilla

El dolor producto del espasmo producido por el peso de Tarczewski, que le cayó encima, hizo temer por una recaída de su fractura vertebral

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

La cara suele ser el espejo del alma y más en personas, como Van Rossom, que afrontan la vida con una sonrisa perenne. El belga, tras hacer saltar todas las alarmas con el golpe que se llevó a dos minutos del final del tercer cuarto ante el Armani en Desio, aterrizó ayer de madrugada junto al resto de sus compañeros con la intuición de que en esta ocasión no tenía ninguna fisura. Detalles como el de llevar la mochila a la espalda, algo que no hubiera podido haber realizado en caso de dolencia grave, dejaron claro que en esta ocasión el desenlace no sería tan dramático como ante el Khimki, donde se fracturó tres vértebras sin desplazamiento. Las primeras pruebas a las que fue sometido ayer por la mañana descartaron cualquier rotura ósea, aunque certificaron el dolor de la contusión propia del espasmo lumbar que sufrió, al caer de mala postura con el peso de Tarczewski encima. Tras el golpe, donde el base se quejó de la zona de la cadera, recibió un primer tratamiento por parte de fisio Jordan Sospedra en el PalaDesio.

El dolor muscular, cuya evolución marcará su plazo de vuelta, convierte a Van Rossom en seria duda para el partido de mañana ante el Real Madrid, a la espera del resultado de las pruebas complementarias que también realizó ayer y que se conocerán hoy. Serán claves para tomar una decisión. El golpe sufrido en Italia trastoca los planes del entrenador, que descartó por prevención a Vives ante el Armani Milan, algo que tenía visos de repetirse mañana. Todo puede variar en el caso de que Van Rossom no llegue a tiempo de disputar el partido frente al conjunto de Laso, donde el Valencia Basket buscará una victoria que puede tener su peso en oro en la lucha por la segunda plaza en la ACB.

La recuperación del belga comenzó en el vuelo charter que transportó a los taronja desde Malpensa a Manises, donde recibió un tratamiento a base de electrodos para mitigar el dolor. La lógica preocupación inicial tanto del director general como del director deportivo, al presenciar los gestos de dolor en los primeros segundos tumbado bajo la canasta que recordó a lo vivido la fatídica noche ante el Khimki, quedó mitigada al ver la tranquilidad con la que Van Rossom llevó el viaje de regreso. La incógnita que aún queda latente es la de Latavious Williams, al cual Vidorreta, en Gestiona Radio Valencia, mandó un recado desde Desio: «Quería ganar y si no tienes ritmo es difícil que ayudes. No le vi con ritmo suficiente».

Fotos

Vídeos