Baloncesto | Valencia Basket

Ponsarnau busca la estabilidad

Ponsarnau dirigió al Valencia Basket en 2017 en Vitoria tras ser expulsado Martínez. / ACBphoto
Ponsarnau dirigió al Valencia Basket en 2017 en Vitoria tras ser expulsado Martínez. / ACBphoto

El Valencia Basket, con 14 técnicos en 18 años, oficializará el acuerdo con el catalán | Uno de los retos del entrenador de Tàrrega será asentarse en un banquillo donde desde el año 2000 sólo Perasovic consiguió estar tres años

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia Basket de Jaume Ponsarnau arrancará hoy, a falta de que el club de oficialidad a un acuerdo que se ha pulido durante el fin de semana y donde las dos partes tienen claro que será el relevo en el banquillo de la Fonteta tras la marcha de Txus Vidorreta. Se tratará de una promoción interna, el catalán ha sido entrenador ayudante desde su llegada al club en 2016, pero con un gran asterisco, el que recuerda que Ponsarnau tiene una larga experiencia como primer espada en un banquillo, en Manresa desde 2006 a 2013 y en San Sebastián entre 2014 y 2016. En su primer año en el equipo del Bages como técnico jefe, en la Liga LEB, tuvo bajo sus órdenes a Rafa Martínez y a Sergio Llull. El de Tàrrega pulió esas dos perlas que, años después, se han convertido en dos referentes de sus actuales equipos en la ACB. Sin duda, uno de los primeros retos de Ponsarnau en el cargo será ayudar en todo lo posible para encauzar la renovación del capitán taronja, que durante la semana recibirá la oferta del club para ampliar su contrato, aunque se desconocen las condiciones de la misma.

En su etapa de Manresa pulió a Rafa Martínez y Sergio Llull en el equipo de la Liga LEB de 2006

El conocimiento del técnico catalán de la plantilla, los actuales jugadores del Valencia Basket tienen una gran impresión de su valía como entrenador, puede ser una de las claves para que afronte uno de los mayores retos de la entidad desde la salida de Miki Vukovic en mayo de 2000, conseguir la estabilidad. Los números son contundentes. En esos 18 años naturales han pasado por el banquillo de la Fonteta 14 entrenadores. Con Ponsarnau serán 15. Sin duda, unos números que llaman mucho la atención en un club al que le costó asentarse en la élite de la ACB, los cuatro primeros, y que la próxima temporada volverá a buscar un billete para la Euroliga por las dos vías que tendrá abiertas. Una de ellas será la Eurocup, una competición donde tiene tres títulos en sus vitrinas (2003, 2010 y 2014).

El análisis de los proyectos del Valencia Basket entre mayo de 2000 y junio de 2018 deja claro que al club le sigue costando encontrar en la figura de un entrenador, sea español o extranjero, la misma estabilidad que con sus referentes en la pista. Tan sólo cuatro entrenadores han conseguido enlazar dos temporadas completas al frente del conjunto valenciano; Luis Casimiro (2000-2002), Paco Olmos (2002-2004), Perasovic (2012-2014) y Pedro Martínez (2015-2017). La mitad de los títulos de la historia del club llegaron en esos periodos. Otro dato que destaca la importancia de conseguir esa estabilidad en el banquillo.

Sólo cuatro entrenadores desde Vukovic lograron enlazar dos temporadas completas seguidas

El caso de Txus Vidorreta también tiene su particularidad en esas últimas dos décadas. El vasco ha sido el único entrenador en completar una primera temporada y no continuar en la siguiente. No hay ningún precedente puesto que el resto de técnicos que no tuvieron una segunda oportunidad fueron despedidos durante ese primer año, como le ocurrió a Pablo Laso, Manuel Hussein o Paco Olmos (en su segunda etapa de 2011). Pese a estar menos de un año natural al frente del banquillo taronja, 353 días, Vidorreta es el octavo entrenador que más ha durado en el cargo desde Miki Vukovic. Otro dato significativo.

El gran reto de Ponsarnau será superar los 1.092 días de Velimir Perasovic al frente del banquillo del Valencia Basket. El croata se quedó a cuatro días de cumplir tres años naturales. Nadie excepto él ha logrado mantenerse al menos 800 días en el cargo. El que más se acercó fue Paco Olmos en su primera etapa en el Pamesa, que acumuló 797 días. Tras la marcha de Vukovic, la entidad de Juan Roig logró mantener un proyecto de dos temporadas con sus dos primeros entrenadores. Desde la salida sorprendente de Olmos en agosto de 2004, un día antes de comenzar la temporada, hasta el adiós de Vidorreta pasaron 5.043 días. Por el banquillo 'caliente' pasaron doce técnicos en casi catorce años naturales, con una media de 420 días.

Fotos

Vídeos