Baloncesto | Valencia Basket

Pleiss y Diot no volverán a jugar con el Valencia Basket hasta la próxima temporada

Pleiss observa con gesto serio un entrenamiento en la Fonteta. / Juan J. Monzó
Pleiss observa con gesto serio un entrenamiento en la Fonteta. / Juan J. Monzó

El alemán recae de su rotura en la fascia plantar y eleva un poco más el grado de tensión en la entidad de la Fonteta por la plaga de lesiones

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

Tibor Pleiss no volverá a jugar con el Valencia Basket hasta la próxima temporada. Como Antoine Diot. Los dos tienen contrato con su actual club hasta junio de 2019 y ahora simbolizan el fracaso del modelo médico esta temporada. La gota de agua que hace tiempo que ha derramado el vaso de la paciencia de una entidad que acometerá cambios el próximo curso si no ocurre un inesperado cambio de guión. Las posibles salidas en el departamento del primer equipo, no obstante, siguen teniendo como destino más probable la estructura de L'Alqueria del Basket. El cambio de modelo, a priori, no conllevará despidos en la entidad.

Las pruebas a las que fue sometido ayer Tibor Pleiss certificaron el temor interno en el Valencia Basket desde que el sábado el pívot notara un fuerte pinchazo en la fascia plantar derecha. El alemán sufrió una rotura dos días después de subirle las cargas de trabajo para testar si la microrrotura del 22 de abril ya había sanado y podía disputar minutos ante el Estudiantes. Es decir, una recaída de su lesión. Una más a una lista donde también aparecen San Emeterio, Vives, Latavious Williams o Sergi García. El director deportivo, Chechu Mulero, ha sido el primer cargo en dar un paso al frente de forma pública para reconocer que no todo puede deberse al infortunio. Fue el domingo en una entrevista en LAS PROVINCIAS: «Seguro que la mala suerte ha influido pero no todo puede ser mala suerte en el tema de las lesiones, en el porqué de las mismas, en el desarrollo de las recuperaciones o en algunas recaídas. Como club estamos obligados a estudiar los motivos».

El comunicado médico que remitió ayer el Valencia Basket sobre la lesión de Pleiss no incluyó un periodo de recuperación de la rotura en la fascia, sólo certificó que no podrá volver a competir «en lo que queda de temporada». Algo obvio teniendo en cuenta que, en el escenario más positivo, restan seis semanas de competición. Con cuatro meses y medio por delante hasta el inicio de la temporada 18-19, el alemán invertirá el verano en solucionar un problema que, de no sanarse, puede complicar su carrera a corto plazo. La lesión del pívot no ha sido casual sino una consecuencia previsible por el desgaste. Pleiss ha jugado con molestias en la fascia desde diciembre pero entonces no pudo parar porque Williams estaba lesionado y en esas semanas cayó Dubljevic. No llegó ningún sustituto desde el adiós de Rudez, que en sus tres meses en Valencia no aportó, hasta el reciente fichaje de Ivan Buva.

El pie de Pleiss dio un primer aviso serio el 22 de febrero en Atenas, de donde regresó a España cojeando tras sólo poder disputar ocho minutos ante el Olympiacos. El segundo aviso fue el del 22 de abril, dos meses después, y el sábado se rompió de forma definitiva. Ahora estará varios meses de baja y se desconoce la horquilla de su recuperación.

De los quince jugadores con contrato en la primera plantilla, doce optan a disputar el playoff. El pleno llegará si Rafa Martínez y Van Rossom se recuperan de sus lesiones. No lo hará Antoine Diot. El caso del francés tampoco tiene una explicación clara, ya que tras ser operado el pasado 20 de noviembre por el doctor Mikel Sánchez en Vitoria su periodo de recuperación para una lesión de rodilla donde tenía afectada la zona condral del cartílago se estimó «entre tres y cuatro meses». Ha pasado medio año y el base aún no ha vuelto con el grupo.

Más sobre lesiones en el Valencia Basket

Fotos

Vídeos