La parcela municipal que quiere el Valencia Basket vale 50 millones

Operarios trabajando en las obras de L'Alqueria. / jesús signes
Operarios trabajando en las obras de L'Alqueria. / jesús signes

El gobierno tripartito pacta una concesión del solar pero está dispuesto a dialogar con el club sobre una posible venta de la propiedad

P. MORENO VALENCIA.

Un acuerdo de mínimos y un precio, que supera los 50 millones de euros. Ese es el estado de la cuestión a día de ayer de la negociación abierta entre el Ayuntamiento de Valencia y el club Valencia Basket para construir un nuevo pabellón en Quatre Carreres, junto al complejo de l'Alqueria inaugurado a finales del pasado año.

Han pasado varios meses desde que se produjo el primer encuentro a principios de noviembre y en este tiempo se han clarificado las posturas de los partidos que forman el gobierno municipal. Los más reticentes a cualquier operación eran los concejales de València en Comú, cuya portavoz, María Oliver, tiene además la delegación de Gestión del Patrimonio.

El solar donde el club quiere construir un pabellón cubierto tipo Arena es propiedad municipal, tiene una superficie de 22.000 metros cuadrados y un uso educativo. Las reticencias se deben precisamente a perder este equipamiento.

Aún así, fuentes cercanas a la concejal Oliver indicaron que la ciudad carece a día de hoy de un pabellón en las condiciones que ofrece el Valencia Basket, por lo que «estaríamos de acuerdo en principio en realizar una concesión demanial» por un periodo que podría rondar los 75 años, en los que el club pagaría un canon al Consistorio, que recuperaría después la propiedad.

No es la primera opción del Valencia Basket, que desea la adquisición de la parcela, aunque fuentes cercanas al grupo socialista señalaron por su parte que se trata de «un punto de partida para el diálogo», al defender la colaboración público-privada con la oportunidad que se abre de disponer de un recinto de gran aforo para conciertos.

Los técnicos municipales ya han realizado una tasación de la parcela, en caso de que finalmente se opte por la venta. La cifra que se baraja supera los 50 millones de euros, aseguraron fuentes conocedoras del proceso. Aún así, a día de hoy el acuerdo del tripartito es ofrecer una concesión demanial.

Eso podría cambiar en las próximas semanas. La Conselleria de Educación no ha emitido todavía un informe sobre la necesidad de la parcela para uso educativo, aunque en el Ayuntamiento están convencidos de que será favorable. «En esta operación vamos de la mano de la Generalitat porque es un gran proyecto para Valencia», señalaron.

Desde València en Comú apuntaron sobre esto que uno de los requisitos obligados sería compensar la pérdida de este equipamiento con la reserva de suelo educativo en otra zona, al entender que se trata de una dotación estructural para la ciudad.

El Ayuntamiento está ahora en plena revisión del Plan General, por lo que habría que encajar la misma superficie del solar situado entre la avenida Antonio Ferrandis (bulevar sur) y la calle Ángel Villena. La propiedad pública se reservó en su día para la llamada Torre de la Música y la ficha urbanística establece algo más de 19.000 metros cuadrados, aunque al parecer el monto total de la operación sería por algo más. Dentro de poco se sabrá.

Fotos

Vídeos