El objetivo es la segunda plaza

Doornekamp y Gladness luchan por el balón en el partido de la primera vuelta. / efe/ luis Tejido
Doornekamp y Gladness luchan por el balón en el partido de la primera vuelta. / efe/ luis Tejido

Los dos partidos seguidos en casa frente a los vascos y el Iberostar deben servir a los taronja para recuperar el pulso en la Liga ACB El Valencia Basket recibe a un Bilbao a la baja que trata de buscar su sitio

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. El Valencia Basket recibe al Bilbao Basket en la Fonteta con la intención de olvidar las dos derrotas de la última semana, en Gran Canaria y frente al Baskonia en la Euroliga. La que más escoció, por la forma y la importancia, fue la de tierras canarias. Los valencianos, una vez que se han quedado sin opciones de clasificación para los cuartos de final de la Copa de Europa, deben centrar todos los sentidos en la ACB. La clasificación se ha estrechado de tal forma que entre el segundo y el séptimo hay una victoria de distancia. El objetivo real de la entidad de la Fonteta es conseguir la plaza deportiva para la próxima Euroliga y para ello deberá ser el mejor equipo sin licencia una vez que termine el playoff. Para ello, asegurarse el mejor puesto posible en las eliminatorias por el título puede ser vital.

Si algo está quedando demostrado en el inicio de 2018 es que a los hombres de Vidorreta les está costando esta temporada sumar victorias fuera de casa. Algo evidente en la Euroliga, no conoce el triunfo en los partidos fuera del territorio español, y en la Liga Endesa, tras la derrota en Las Palmas, ostenta un balance de 5-6 lejos del calor del hogar. El mismo ratio que, por ejemplo, el UCAM Murcia. Todo lo contrario le sucede en la Fonteta, donde encadena ocho victorias en la Liga Endesa y tan sólo ha perdido frente al Real Madrid. Los dos próximos partidos, hoy frente a los vascos y el próximo domingo contra el Iberostar Tenerife de Katsikaris, deben servir a los valencianos para volver a la senda de la lucha por la segunda plaza. Los 35 días que han pasado desde el último partido liguero en la Fonteta suponen un récord en la entidad. El único precedente que se le acerca es lo ocurrido en 1998, donde el All Star de Murcia, donde Berni Álvarez quedó subcampeón del concurso de triples, y los partidos de España clasificatorios para el Eurobasket del 99 alejaron la ACB de Valencia cinco semanas.

El Bilbao Basket llega a la cita en plena depresión, deportiva e institucional. El conjunto de Mrsic acumulan cinco derrotas consecutivas, su peor racha del curso, y coquetean con el descenso, a una derrota del Real Betis. Sus cambios en la plantilla, la salida de Fischer fue reemplazada por Rebic y Bentil apuntaló el juego interior, de momento no han dado ningún resultado.

Los cambios en la plantilla de Mrsic, con los fichajes de Rebic y Bentil, aún no han surtido efecto

El partido debe servir para mejorar el rodaje de los tres jugadores recién recuperados para la causa de Vidorreta. Vives ya demostró ante el Baskonia que está preparado para ir asumiendo los galones de base titular, puesto que el desgaste de Abalde en ese puesto, con el scouting de los rivales, quedó en evidencia por Huertas. La gran incógnita es, una vez que suceda eso, quien ostentará el rol de base titular hasta el regreso de Van Rossom, puesto que García aún no acaba de carburar. Las molestias físicas de Pleiss, que jugó con dolor el jueves, y de Dubljevic necesitan con urgencia que Latavious Williams acelere su puesta a punto. San Emeterio también arrastra molestias. Hoy, frente a su exequipo, puede ser una buena oportunidad. Las dos últimas dos visitas de los vascos acabaron con un +58 para el Valencia Basket.

Fotos

Vídeos