«Ningún equipo con tantas bajas iría segundo en la ACB»

Rafa Martínez, durante un partido en la Fonteta. / acbphoto/ miguel ángel polo
Rafa Martínez, durante un partido en la Fonteta. / acbphoto/ miguel ángel polo

Rafa Martínez da la cara por el Valencia Basket tras la derrota en la Copa: «No somos un grupo que cuando pierde monte una fiesta»

JUAN CARLOS VILLENAVALENCIA.

Rafa Martínez (Sampedor, 1982) siempre va de frente. El capitán taronja, que disputó en Las Palmas su novena Copa, igualando a Víctor Luengo, y salió de ella como máximo anotador de la historia del Valencia Basket en el torneo, defiende el trabajo de su equipo. Con autocrítica pero blindando el vestuario. Una fórmula que ha sido la garantía del éxito en la Fonteta.

-¿Han superado el golpe?

-Son golpes complicados de superar, porque teníamos toda la ilusión del mundo en la Copa junto al club y nuestros aficionados, pero la única medicación es el trabajo. Seguir trabajando, como hemos hecho estos años cuando hemos tenido palos parecidos. Tenemos que olvidarnos de esa derrota y salir adelante.

«Cuando ganamos hay siete comentarios y cuando perdemos setenta, es más fácil hablar mal»

-¿Qué ocurrió ante el Iberostar?

-Fue un partido muy malo por parte nuestra. Creo que competimos pero al final intentamos arreglar las cosas de forma individual, cuando llevábamos mucho tiempo jugando como equipo, y eso hizo que fuéramos siempre a remolque. El Iberostar estuvo más intenso y con más confianza y eso les hizo ganar.

-Tibor Pleiss, en caliente, señaló que el rival parecía más motivado.

-No creo que fuera un problema de motivación porque hay partidos donde sales muy motivado y el otro equipo te pasa por encima. No estuvimos metidos al cien por cien. No fue un problema de actitud, viendo el partido repetido ves que el equipo lucha, pero tuvimos mucho desacierto y eso nos hizo pensar demasiado en lo que podía pasar.

-¿Les afectó todo lo ocurrido en la previa, con el conato de huelga?

-No, porque entrenamos muy bien en la semana previa y jugamos dos partidos buenos frente al CSKA y en Burgos, donde ganamos. En un torneo como la Copa del Rey si no estás a tu nivel te gana cualquiera.

-¿Está maldita la Copa del Rey para el Valencia Basket? El contador se irá a 21 años sin ganarla.

-Depende de cómo se mire, nadie nos aseguraba que ganando al Tenerife nos íbamos a llevar el torneo. También hacía treinta años que no se ganaba una Liga y se ganó. Lo que tenemos claro es que somos el Valencia Basket y queremos estar entre los mejores. Ahora tenemos que volver a tener paciencia y el trabajo nos llevará a ganar otro título. Lo importante es que el club siga con su filosofía.

-¿Qué duela una derrota contra el Iberostar es un reflejo de que el Valencia Basket es un grande?

-Estoy de acuerdo. Nos duele porque sabemos que el equipo puede luchar por lo más alto. El club dio un paso al frente hace unos años y fuera de Valencia hemos creado una expectativa. Este año vamos segundos de la Liga Endesa y en la Euroliga no ha podido ser porque pillamos una mala de resultados en nuestro primer año con este formato.

-¿Esperan quitarse la espina de la Euroliga el próximo año?

-Eso es lo que tenemos que pensar, en luchar por disputar la Euroliga muchos años seguidos y poder competir por llegar lo más lejos posible.

-¿Les duele que se les juzgue tan duro en las derrotas? Teniendo en cuenta la plaga de bajas.

-La gente es libre de opinar lo que quiera. No soy muy fan de las redes sociales pero sólo me fijo en una cosa, cuando ganamos hay siete comentarios y cuando perdemos hay setenta. Supongo que es más fácil hablar mal que bien. Cuando perdemos nos sentimos mal, no somos un grupo que cuando pierde monte una fiesta y le de todo igual. Nos ha dolido perder en la Copa y de estas cosas se aprende. Hemos demostrado que se puede crecer desde este tipo de derrotas.

-¿El ejemplo más reciente es lo ocurrido después de perder la Eurocup, donde se ganó la Liga?

-Está claro que no estábamos acostumbrados a perder pero creo que la afición de la Fonteta sigue estando con nosotros porque sabe de las dificultades por las que hemos pasado. Es muy difícil competir con tantas lesiones pero incluso con eso hemos demostrado que la gente puede disfrutar con victorias como contra el Panathinaikos o el CSKA. Han visto a un equipo comprometido y luchador pese a los problemas. Ningún equipo con tantas bajas iría segundo de la ACB. Que la gente imagine lo que serían rivales directos como el Unicaja sin Nedovic, Suárez, Brooks y sus bases.

-Es una buena reflexión.

-Cuando llego a casa y estoy fastidiado lo pienso. Nunca hemos puesto excusas, nadie puede quejarse de que hemos puesto excusas. Siempre hemos luchado y trabajado. Pero cuando te paras a reflexionar y paras el motor creo que la mayoría de equipos de nuestro nivel lo tendrían muy complicado con tantas bajas.

-¿Tienen ganas de demostrar lo que puede hacer el equipo con toda su plantilla?

-Claro que tenemos ganas. Hemos demostrado que el equipo ha jugado a un gran nivel en partidos de esta temporada. Somos un equipo unido. Abalde, por ejemplo, está haciendo un esfuerzo tremendo para jugar de base y Sergi García acaba de volver. Es una posición muy complicada de suplir y en el puesto de base hemos tenido muchos problemas. Esa es nuestra realidad. Tenemos ganas de recuperar a los bases, no sólo por la parte deportiva sino por la personal.

-¿El objetivo real de la temporada es luchar por la plaza de Euroliga que está en juego en la ACB?

-Sí, estamos muy centrados en eso, en llegar lo más lejos posible en la ACB. Poco a poco tenemos que ir recuperando a jugadores. Antes de que llegue el playoff trataremos de que la afición disfrute con los partidos que quedan en la Euroliga.

-A la Euroliga por méritos deportivos y si el Gran Canaria no gana la Eurocup. Eso no cambia.

-Siempre lo tenemos complicado porque estamos todos los años con lo mismo pero es algo que ya asumo que nadie va a arreglar. Si hubiera sido por méritos deportivos hubiéramos jugado cinco o seis ediciones.

Fotos

Vídeos