El mejor tributo al Pamesa del 98 es ganar la Copa

Txus Vidorreta da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto. / acbphoto
Txus Vidorreta da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto. / acbphoto

El conjunto taronja se reencuentra con Katsikaris en busca de su duodécima semifinal, mientras los tinerfeños buscan su primera El Valencia Basket debuta en Las Palmas ante el Iberostar

JUAN CARLOS VILLENA

las palmas. El simbolismo de la Copa del Rey de Gran Canaria 2018 para el Valencia Basket está tan ligado a lo ocurrido hace veinte años en Valladolid, donde conquistó su hasta ahora único título en la competición, que las horas previas recordaron a lo ocurrido hace justo dos décadas. Aquel torneo, no hay tantas huellas porque no existían las redes sociales, también peligró por una amenaza de huelga de la ABP. Por aquel entonces, el sindicato luchaba para suprimir la figura del tercer extranjero en las plantillas. Algo que, por cierto, consiguieron poco después. La competición finalmente se disputó y la ganó el Pamesa de Miki Vukovic, que también fue el primero en llegar a la sede. El técnico serbio decidió adelantar un día el viaje de su equipo para que, como novato en esas lides, se aclimatara mejor a la atmósfera del evento. Veinte años después, el Valencia Basket de Txus Vidorreta también fue el primero en entrar por la puerta del hotel. Motivos distintos, mismo escenario. El mejor tributo a aquel histórico equipo sería volver a ganar la Copa del Rey.

El conjunto taronja afronta esta tarde la primera prueba. No será, ni mucho menos, sencilla. El Valencia Basket buscará su duodécima semifinal en el torneo, su balance es de 11-7 en los cuartos de final, frente a un Iberostar Tenerife que ansía ganar su primer partido en una fase final de la Copa del Rey, puesto que perdió en los cuatro precedentes. Los problemas físicos de los valencianos en el puesto de base, Sergi García se ha recuperado a tiempo de disputar la competición pero acumula muy pocos minutos con sus compañeros en un partido, convierten el duelo en más igualado de lo que parece. Desde la llegada de Katsikaris al banquillo, los tinerfeños han consolidado su juego hasta convertirse en la segunda mejor defensa de la ACB.

El salto de calidad que los canarios realizaron hace dos temporadas, y que les ha llevado a ser el actual campeón de la Champions de la FIBA, se resume en la figura de Fran Vázquez. El gallego busca en Gran Canaria su cuarto título de Copa, mientras que el único miembro de la plantilla taronja que sabe lo que es ganar el torneo es San Emeterio, que se llevó la edición de 2009 con el Baskonia en Madrid. El potente juego interior de Iberostar, con Abromaitis, Rosco Allen y Mike Tobey completando la pintura, simboliza ese poderío. El exjugador taronja, flamante vigente campeón de la Liga Endesa, está siendo uno de los puntales del Tenerife, junto con una de las grandes sensaciones de la temporada, Mateusz Ponitka. El alero polaco llega a la Copa como cuarto jugador más valorado de la ACB, con 19,1 créditos de media por partido. Con respecto al único precedente de la temporada, la victoria del Valencia Basket en el Santiago Martín por 67-70, las grandes novedades en el Iberostar, además del relevo en el banquillo, son Vasileiadis y Borg.

La edición del torneo en Valladolid también peligró por un amago de huelga por parte de los jugadores

El cruce de caminos en los banquillos resume lo curioso que puede ser el baloncesto. El conjunto taronja se reencontrará con Fotis Katsikaris en un gran torneo mientras que Txus Vidorreta lo hará con el equipo al que le hizo campeón de la Champions la pasada temporada. Entre ellos, también hay morbo. Pocas fechas antes de la Copa del Rey de Bilbao en 2010, el conjunto anfitrión despidió a Vidorreta... para fichar a Katsikaris. Ocho años después de aquel movimiento de ajedrez, el técnico de Indautxu puede cobrarse su particular venganza deportiva.

El partido, donde el acierto en el tiple está subrayado como una de las claves por el estilo de juego de ambos técnicos, enfrenta a los dos equipos que ya saben lo que es ganar un título esta temporada. El Valencia Basket conquistó la Supercopa en el Gran Canaria Arena, el único título nacional que le faltaba en su palmarés, mientras que el Iberostar se alzó con la Copa Intercontinental frente al Guaros de Lara. Los valencianos, pese a ser los actuales campeones de Liga, llegan de tapados en las apuestas. Como en el 98.

Fotos

Vídeos