Baloncesto | Valencia Basket

Juan Roig no se resigna a perder la propiedad del suelo del nuevo pabellón

Aspecto exterior del actual Mercedes Arena, en el que se inspira el proyecto del Valencia Basket. /J. Bermejo
Aspecto exterior del actual Mercedes Arena, en el que se inspira el proyecto del Valencia Basket. / J. Bermejo

La concejal Maite Girau confirma que ninguna opción se descarta pese a la reticencia de València en Comú de vender la parcela al empresario

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El proyecto de construcción de un nuevo pabellón para Valencia, liderado por Juan Roig, fue la gran comidilla de la visita institucional que realizó ayer el Valencia Basket al Ayuntamiento para presenciar la mascletà. Fue el argumentario casi único en los diferentes corrillos que realizaron los miembros del club con la nutrida clase política que se dio cita al disparo de Nadal Martí, donde destacó la presencia de José Puentes, director de Operaciones y Relaciones Institucionales del Valencia Basket. No es para menos, puesto que está en juego un equipamiento no sólo deportivo sino cultural, el Arena serviría para que la ciudad entrara al fin en las grandes giras de conciertos bajo techo que no recalan hoy por falta de una infraestructura adecuada, y una inversión cifrada en unos 160 millones, contando sólo el coste de la construcción del recinto.

La pelota está en el tejado del gobierno tripartito del Ayuntamiento. La intención de Juan Roig, como así quedó expresada en la primera reunión entre todas las partes el pasado 3 de noviembre, es la compra del solar situado entre las calles Antonio Ferrandis y Ángel Villena, el adyacente a L'Alqueria del Basket. En dicha reunión participaron, entre otros, la concejala de deportes, Maite Girau y la responsable de Gestión de Patrimonio, María Oliver. Precisamente, la edil de València en Comú está siendo el único escollo para poner en negro sobre blanco las condiciones de la compra del solar por parte de la sociedad gestionada por Juan Roig. El empresario, como ya ocurrió con el acuerdo para la construcción de L'Alqueria, no quiere que el proyecto arranque sin la unanimidad de todos los partidos políticos, para evitar cualquier problema futuro teniendo en cuenta que en 2019 se producirán elecciones municipales y autonómicas. En el caso de la ciudad deportiva taronja, hasta que no se consiguió la firma de todos los grupos municipales, el propietario del Valencia Basket no dio luz verde.

Juan Roig, tal y como ha podido confirmar esta redacción, no se resigna a perder la propiedad del suelo, con lo que las negociaciones siguen abiertas para convencer al gobierno tripartito de que es la mejor fórmula para acometer la inversión. Una posibilidad que, tal y como declaró ayer Maite Girau a LAS PROVINCIAS, no está descartada a día de hoy, pese a que València en Comú se ha desmarcado de cualquier posibilidad de venta. Algo que, por cierto, ha incomodado a sus socios de gobierno puesto que sobre la mesa están todas las opciones abiertas, incluida la que dejaría el solar en propiedad del empresario. «Un pabellón es bueno para la ciudad. Seguimos trabajando y negociando para que pueda ser una realidad. Seguro que iremos acercando posiciones entre el club y el Ayuntamiento. Hay que estudiar todas las opciones», sentenció la concejala de deportes. Una de ellas sigue siendo la venta del solar. La otra, un acuerdo de concesión, que podría llegar a 75 años, similar al utilizado para la construcción de L'Alqueria.

La primera tasación municipal de la parcela, de 22.000 metros cuadrados, es de 50 millones de euros. Un aspecto que, por cierto, también será objeto de negociación del Valencia Basket en el caso de que el Ayuntamiento autorice su venta, puesto que se solicitarán tasaciones complementarias para ajustar ese precio al actual de mercado. El gobierno municipal está a la espera del informe de la Conselleria de Educación que libere la necesidad de uso educativo del solar, puesto que estaba destinado a ese fin. Todas las partes que están negociando la construcción del Arena consideran que será un mero trámite y que llegará en las próximas semanas. El equipo de trabajo de Juan Roig ya ha transmitido que el proyecto, diseñado por el despacho ERRE Arquitectura, está listo para ser ejecutado en cuanto se tengan todos los permisos administrativos.

Fotos

Vídeos