Irene Garí se convierte en el tercer refuerzo del proyecto para la Liga Femenina

J. C. VILLENA

valencia. El Valencia Basket sigue puliendo su ambicioso proyecto en la Liga Femenina donde, en el año de su estreno, intentará además de amarrar la permanencia consolidarse en la zona media. La que permitirá ir dando pasos en las próximas temporadas. Es por ello que el club diseñó un plan para comenzar de cero para ir dando forma a las doce piezas del primer equipo. Rubén Burgos ya tiene a tres jugadoras para el equipo después de que la entidad renovara ayer a Irene Garí. Retener a la jugadora de Oliva era un movimiento que el club tenía claro desde el principio. La intención de valencianizar el equipo comenzó con María Pina y puede continuar con Anna Gómez y Vega Gimeno, que también están en la agenda taronja.

Garí se formó en las categorías inferiores del Ros Casares pero nunca pudo disputar con el club la máxima competición ya que, después de recalar en el Segle XXI como primera etapa, se marchó a Estados Unidos para continuar su formación en las universidades de UTEP y Georgia Tech. Garí volvió a España para disputar la Liga Femenina con el CREF ¡Hola!, antes de fichar por el Valencia Basket, donde jugó 29 de los 30 partidos que culminaron con el ascenso, promediando 9,2 puntos y 9,4 de valoración por partido. «Estoy muy contenta por la renovación, tengo ganas de que ya llegue la temporada y poder disfrutar de los partidos en casa con nuestra afición. Es un orgullo como valenciana poder competir al máximo nivel con la camiseta del valencia Basket», manifestó la jugadora a esta redacción una vez firmado su nuevo contrato como taronja.

Fotos

Vídeos