Baloncesto | Valencia Basket

Guillem Vives: «Me gustaría mucho seguir en el club, estoy agradecido por la paciencia y la confianza»

Vives reapareció a gran nivel frente al Estudiantes. / acbphoto
Vives reapareció a gran nivel frente al Estudiantes. / acbphoto

El base reconoce que el club le permitió consultar una segunda opinión para tratar su lesión: «Saben que he jugado forzando muchas veces»

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

«No me esperaba volver con una actuación así». La voz de Guillem Vives suena tan sincera como clara a la hora de valorar su regreso con la camiseta del Valencia Basket el domingo frente al Estudiantes. Fue su octavo partido en lo que llevamos de 2018 y el primero desde el 20 de marzo. Lo de su tobillo izquierdo esta temporada ha sido un auténtico calvario que le ha llevado a perderse 30 encuentros. Tras notar un dolor intenso el pasado 19 de diciembre en el Palacio de los Deportes, en el partido de Euroliga frente al Real Madrid, el quirófano fue su destino. El tobillo había dicho basta, recordando que la pasada temporada ya fue forzado para ayudar al Valencia Basket en el intento de conquista de la Eurocup.

«En los entrenamientos de la semana me cansaba mucho y tenía dudas sobre el punto físico con el que iba a llegar al partido pero me encontré con buenas sensaciones. Salió todo bien», sentencia el base.

Vives termina contrato el 30 de junio. «Me gustaría mucho seguir en el Valencia Basket», contesta rotundo a la pregunta sobre su futuro. Los motivos, los encuentra en su calvario de este año: «El club me ha transmitido en momentos duros para mí un muy buen trato y estoy muy agradecido a eso. Me han ayudado en los momentos que he pasado mal para volver a las pistas. Saben que estoy muy contento de estar aquí y estoy agradecido por la paciencia y la confianza».

El ejemplo de Guillem Vives es uno de los que mejor explican el laberinto médico que ha acabado afectando a la práctica totalidad de la plantilla del Valencia Basket, donde las lesiones no sólo han desgastado a los afectados sino a los compañeros que han tenido que subir los minutos o aguantar las pequeñas molestias. El fichaje de Sergi García a mediados de diciembre no pudo paliar el desgaste del catalán puesto que el mallorquín llegó lesionado y no se recuperó a tiempo de evitar el momento en el que el tobillo de Vives alzó la bandera blanca en aquel partido de Madrid. El base, como ha ocurrido con otros compañeros (el último de ellos Rafa Martínez), solicitó permiso para consultar a más especialistas, hasta llegar al doctor Xavier Martín Oliva, que le operó el 2 de enero en Barcelona: «El club me ha puesto facilidades en muchas ocasiones para curar la lesión y mirar segundas opiniones. Al final estoy muy agradecido de que me hayan dado esa oportunidad. El entrenador también me ha transmitido mucha confianza».

Tras volver a las pistas el 4 de marzo tuvo que volver a pisar el freno menos de tres semanas después. Fue en el viaje a Desio, el 22 de marzo, donde se decidió pararle para que se recuperara de su tenosinovitis en el tobillo, que también fue tratada en Barcelona. «Lo que está claro es que todo el mundo quería que volviera y volviera bien», admite el jugador LAS PROVINCIAS, que recuerda que todos los estamentos de la entidad saben que ha jugado con dolor. Un sacrificio que no se le puede negar a la plantilla de Vidorreta, puesto que también lo han tenido en diversas fases del curso Dubljevic, Pleiss o Rafa Martínez: «Creo que la gente del club, como Chechu Mulero, saben que he jugado forzando muchas veces, cuando a principio de temporada parecía que estaba bien pero luego se vio que no tanto. Siempre me han transmitido el apoyo por jugar de esa forma y, después, la mayor confianza para recuperarme».

Fotos

Vídeos