GREEN SE EXHIBE EN SAN PABLO

Erick Green entra a canasta ante la defensa de Nelson. / acbphoto

El americano lidera la victoria del Valencia Basket en Sevilla con un debut de ensueño en la ACBLa defensa de Sastre y la irrupción de Van Rossom permiten a los valencianos amarrar el triunfo pese a las cuatro bajas

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. El Valencia Basket comenzó la ACB como acabó la anterior, ganando. Una cadencia que le ha llevado a encadenar seis victorias consecutivas, contando los tres últimos partidos frente al Real Madrid en la final de la Liga Endesa, los dos que le permitieron levantar la Supercopa en Las Palmas y el de ayer en Sevilla, con una actuación memorable de Erick Green. El californiano abandonó las instalaciones del pabellón San Pablo con la misma sonrisa tranquila con la que llegó, aunque en el aeropuerto hispalense ya fue sabedor de que había igualado una marca histórica dentro del club. Se lo tomó con normalidad, con la misma que sus compañeros destacan que ha aterrizado en la Fonteta. Green fichó por el actual campeón de España por esa condición, porque le apetecía el reto de seguir ganando títulos en la vuelta de la entidad a la Euroliga. Ayer calcó el debut de Dejan Milojevic con la camiseta taronja, con 27 puntos. También fue, curiosamente, un 1 de octubre. De 2006.

En aquella ocasión, la portentosa actuación del serbio no sirvió para que el entonces Pamesa le ganara al TAU de Perasovic (94-95), aunque calcó casi a la perfección los porcentajes de tiro de Green en Sevilla (9 de 11 en tiros de campo el americano y 9 de 12 Milojevic en dicho partido). De aquel equipo tan sólo queda en el club Víctor Luengo, aunque cambiando las zapatillas por el traje y corbata. El escolta era consciente de que con las bajas exteriores (Diot, San Emeterio y Abalde) y los problemas físicos de Vives, que viajó a Sevilla con un fuerte proceso febril y jugó medicado, tenía que dar un paso al frente. Su actuación fue clave para llevarse un triunfo muy trabajado, demostrando que al Valencia Basket no ha llegado el 'típico' jugador americano dispuesto a anteponer sus estadísticas al juego colectivo. Green tira cuando le toca y defiende, algo que también le va a permitir ganar en importancia en las rotaciones de Vidorreta. La valoración final de 76-107 dejó claro que el triunfo para los taronja no peligró desde el despegue definitivo al inicio del último cuarto.

La defensa de Sastre fue otra de las claves. El balear sigue en un momento dulce y ayer tuvo que multiplicarse en la dos posiciones exteriores para frenar a Nelson o Boungou-Colo. La irrupción de Van Rossom en el segundo cuarto rompió la cadencia de un partido que, hasta entonces, estaba bailando al son que marcaba el Real Betis con Anosike en plan estelar (9 puntos y 4 rebotes en el primer cuarto). Dos triples del belga, y una asistencia a Pleiss, permitió al Valencia Basket abrir el primer hueco visitante (22-27). La entrada de Sastre, con dos robos y un triple que levantó a todo el banquillo visitante puesto que el balón rodó dos veces de forma completa por los cinco jugadores antes de encontrar el tiro librado del mallorquín, puso el 29-36. Los taronja no pudieron aprovechar la tercera falta de Ryan Kelly para abrir una distancia más holgada al descanso, al que el Real Betis llegó salvando el primer intento de los visitantes de romper el partido (34-41).

Anosike comenzó la segunda parte anotando, en los inicios de temporada siempre se nota la falta de scouting de las nuevas caras de la Liga Endesa, pero Van Rossom no estaba dispuesto a que saltara la sorpresa. Dos nuevos triples del belga dieron paso a un mate tras amago de Sastre que subió la máxima renta (48-59). El Betis reaccionó de la mano de Boungou-Colo (59-62) pero un parcial inmediato de 2-11 permitió al Valencia Basket dar el estirón que resultaría definitivo (61-73 con un Green que por entonces ya acumulaba 23 puntos y 8 de 10 en tiros de campo). Hasta el final del partido el conjunto taronja tan sólo tuvo que controlar el ritmo de partido y no permitir que los fogonazos individuales de los béticos, que han armado un equipo mucho más compensando del que descendió la pasada temporada y que fue repescado por un tribunal de Barcelona, pusieran en peligro la victoria.

Vidorreta diseñó el primer partido de la ACB con nueve jugadores, puesto que Llompart aunque tiene contrato hasta final de mes ha desaparecido de la rotación, y probó algunas variantes hasta el regreso de Abalde y San Emeterio, como la utilización de Doornekamp al tres. El canadiense es el fichaje al que más le está costando entrar en dinámica, aunque el camino es largo.

Más

Fotos

Vídeos