Exigente debut en la Euroliga

Joan Sastre, Aaron Doornekamp y Alberto Abalde disputarán su primer partido en la Euroliga. / Damián Torres

El Valencia Basket visita con tres bajas la pista del reforzado Khimki de Bartzokas. El conjunto ruso mantiene a Shved como gran amenaza pero presenta un juego interior imponente con respecto al año pasado

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia Basket arranca esta tarde en Moscú su cuarta participación en la Euroliga con un test muy exigente frente al Khimki, uno de los equipos más reforzados de la competición y que cuenta con quince jugadores con contrato. Antes del encuentro, Bartzokas tendrá que realizar tres descartes mientras que Vidorreta inició ayer el desplazamiento a tierras rusas con los diez deportistas que tiene sanos, Llompart no está inscrito, y con la ayuda de Puerto y Hlinason para completar el acta. El largo viaje, el equipo aterrizó en Sheremetyevo a las ocho de la tarde y se desplazó directamente a entrenar al Mytishchi Arena, será otro de los condicionantes. La Euroliga ha obligado al Khimki en su regreso a la competición a cambiar de lugar de juego, puesto que su vetusto pabellón no cumplía las condiciones mínimas que ahora, desde la entrada de IMG en el patrocinio, se exige para participar. El recinto, al que se le ha colocado el parquet encima de la pista de hielo utilizada por los Atlant Oblast, se encuentra al este de Khimki.

El gran peligro para el Valencia Basket no será el ambiente sino el potencial del rival, combinado con la merma evidente que supone competir sin tres piezas tan importantes para el dibujo del equipo en Euroliga como son San Emeterio, Williams y Diot. La baja del pívot dejará a Dubljevic y Pleiss luchando contra la gran cantidad de músculo que atesora el conjunto ruso en la pintura (Robinson, Sokolov, Thomas, Todorovic...). Es ahí donde el Khimki ha concentrado buena parte de su inversión. El que fuera número cinco del Draft de 2012, Thomas Robinson (cinco años de experiencia en la NBA y 11 minutos por partido la pasada temporada en los Lakers), Anthony Gill (14,4 puntos de media la pasada campaña en la liga turca) o Malcom Thomas (que regresa del baloncesto chino tras promediar 18 puntos y 12 rebotes) se unen a viejos conocidos del conjunto valenciano como Monia. La única duda por dentro es la de Honeycutt, que no participó en el último partido de la VTB, donde el Khimki pasó por encima del Riga.

El gran peligro del juego exterior ruso volverá a ser Alexey Shved. En el cruce de los cuartos de final de la pasada Eurocup, Sastre demostró que tiene las armas para frenarle. Jenkins, otro de los refuerzos procedente del Estrella Roja, será una de las sombras de Green. El americano es el jugador con un mejor promedio de balones robados entre los que disputan esta campaña la competición. La llegada del extaronja Stefan Markovic y de James Anderson, procedente del Darussafaka, completan un equipo que quiere luchar, como los taronja, por entrar en el playoff. La hemeroteca recuerda que el Valencia Basket nunca ha ganado a domicilio al Khimki (0-5 de balance) pero que cuenta con suficiente poso en la Euroliga (482 partidos entre todos sus jugadores) para afrontar el reto. Para Abalde, Doornekamp, Sastre y Vidorreta, será el primero.

Fotos

Vídeos