Exhibición de Abalde que se consagra en la Euroliga

Abalde celebra con rabia su triple decisivo. / efe/ miguel ángel polo
Abalde celebra con rabia su triple decisivo. / efe/ miguel ángel polo

El Valencia Basket tumba al CSKA y se da un baño de autoestimaEl gallego firma una actuación brillante en el puesto de base que pondera su progresión en la dirección del equipo tras la plaga de lesiones

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

Cuando la superación se da por descontada, o no se le otorga el valor que merece, se corre el riesgo de caer en la vulgaridad. Alberto Abalde merece un punto y coma. Una pausa. Desde la lesión de Van Rossom, el gallego es el base titular del Valencia Basket. Se asume como normal, pero no lo es. Un jugador sin personalidad se hubiera hundido en sus propios nervios al jugar fuera de posición, con 22 años, en el actual campeón de la ACB. El coruñés va a más cada partido... y anoche se consagró en la Euroliga. Desde el puesto de base siendo alero. Con 202 centímetros frente a De Colo y Sergio Rodríguez. Sus 17 puntos y 6 asistencias fueron claves para tumbar al ogro, al CSKA de Moscú. Con 95-95, a falta de medio minuto, amasó el balón para acabar clavando el triple decisivo (98-95). Lo celebró con rabia. La que merece ese tipo de actuaciones que marcan una carrera. 'Galicia calidade'.

La irrupción del coruñés fue el símbolo de una victoria histórica, con los cuatro bases lesionados y Williams sin debutar de taronja, que, a una semana de la Copa del Rey, es la mejor inyección de adrenalina imaginable. Los taronja siguen a cuatro victorias de la zona de playoff de la Euroliga cuando restan ocho jornadas para finalizar la Liga Regular. Es decir, lo tiene casi imposible. Pero el vestuario hace bien en no desconectar, puesto que lo que resta de Copa de Europa puede ser la mejor preparación para afrontar con rabia las dos competiciones nacionales.

La rabia de San Emeterio. El cántabro enloqueció tras un mate de Higgins con lo que creía un arbitraje desigual. Le pitaron dos técnicas, la segunda de ellas para el banquillo puesto que ya estaba expulsado. Del 86-80 se pasó al 86-85, con cuatro minutos y medio por disputar, pero esa adrenalina del 'santo' hizo despertar a la Fonteta. Era ya una cuestión de orgullo. Un triple de Rafa Martínez (91-87), el final de Abalde y la sangre fría en los tiros libres sentenció el triunfo taronja en el partido más espectacular de lo que llevamos de temporada.

El CSKA, sin Hunter y Hynes, se encomendó a sus jugones. Entre De Colo, Clyburn y Higgins anotaron 73 puntos, un 'big three' a lo NBA, pero no fueron suficientes para tumbar al corazón taronja. Los dos técnicos no escondieron sus cartas en el primer cuarto, basando los ataques de sus equipos en buscar las cosquillas a las carencias del rival. Pleiss y De Colo empataban a nueve puntos cuando el marcador reflejaba un 13-14. Tras una canasta más adicional de Vorontsevich (14-17) llegó el mejor momento taronja de la primera parte. Un parcial de 20-8, con Abalde desatado en ataque, se llevó por delante al CSKA (34-25). El Valencia Basket estiró su máxima renta (49-38) pero Higgins permitió al conjunto ruso marcharse al descanso con el partido abierto (49-42). El intercambio de golpes siguió en el tercer cuarto, 24-24 en el parcial. Hasta que el 'base' gallego decidió... y se mostró al mundo.

Fotos

Vídeos