La Euroliga vale una noche en vela

Algunos de los estudiantes guardaron cola durante toda la noche. / IRENE MARSILLA

El reclamo de los pases a 30 euros para estudiantes con buenas notas congrega a jóvenes en la Fonteta desde el domingo por la mañana «En 2018 vendremos con la tienda de campaña», se lamenta un chico sin abono

IGNACIO TORTAJADA VALENCIA.

Después de 22 horas haciendo cola en la Fonteta, Andrea Ferreira, estudiante de 14 años, consiguió ayer a las 9:19 el primer abono becado por el Valencia Basket. El club fomenta así la cultura del esfuerzo entre los jóvenes: el requisito es haber obtenido buenas calificaciones. El éxito en esta sexta edición fue indudable, y es que muchos de los aficionados reconocen la buena temporada del club taronja, que acaba de ganar la ACB se ha clasificado para la Euroliga tras varios años instalado en la élite del baloncesto español. «Este año es diferente a los demás. El Valencia Basket ganó el año pasado su primera Liga de la historia eliminando a los tres grandes: el Barça, Baskonia y Real Madrid», declaró uno de los chavales que aspiraba a un abono.

Fueron muchos los que optaron a uno de esos premios al buen estudiante. El Valencia Basket de las tres finales merecía una buena espera a las puertas de la Fonteta. A las 11 de la mañana del domingo llegó la primera joven al pabellón y desde ese momento la cola no dejó de crecer hasta la mañana de ayer.

La realidad es que los abonos se agotaron el mismo domingo, ya que más cien estudiantes pasaron la noche a la intemperie. Estaban ansiosos por obtener uno de los 100 pases a 30 euros que ofreció el club. Por ese precio podrán ver todos los partidos que el Valencia Basket dispute la próxima temporada en casa, incluidos los de la Euroliga.

«Juego al baloncesto desde que era pequeño y obtener un pase a este precio tan económico es una gran oportunidad para los que disfrutamos con este deporte», aseguró Alejandro León, segundo estudiante en recibir el pase.

Los alrededores del pabellón se convirtieron ayer en una gran concentración y los aficionados fueron cargados con mesas, sillas y esterillas para esperar la apertura de las oficinas. «Hemos tenido que hacer turnos para cenar y para ir al baño», aseguró una aficionada que pasó la noche haciendo cola.

A las 9:20 de la mañana de ayer dieron el abono número 100 y acto seguido vinieron las lagrimas de los estudiantes que se quedaron sin optar a la beca. Seis minutos más tarde el pabellón ya estaba desierto y solo quedaba en el recinto la desolación de los aproximadamente 50 desafortunados. «El próximo año vendremos antes y con la tienda de campaña si hace falta», lamentó un grupo de jóvenes. Durante la mañana se llegó a producir un encontronazo sobre dos aficionados por la posición en la cola.

Para poder conseguir el pase de la temporada, los alumnos debían haber nacido entre enero de 1999 y diciembre de 2003, y haber aprobado todas las asignaturas del curso académico. Además, había que tener una calificación de notable o sobresaliente en una de las asignaturas de idioma extranjero.

La organización del club explicó ayer que los 100 abonados de Cultura del Esfuerzo deberán formalizar sus pases en la semana del 4 al 8 de septiembre en las oficinas del club, presentando el resguardo de la subvención. Además de confirmar que el próximo lunes 17 saldrán a la venta los nuevos abonos que hayan quedado libres. Una vez obtenido el pase, el estudiante deberá asistir a todos los partidos celebrados en la Fonteta. De no ser así y fallar a más de cinco partidos seguidos, el club se reserva la opción de anular la subvención del titular.

Respecto al año anterior, se han reducido a la mitad los abonos concedidos por el Valencia Basket. Así lo lamentaba la madre de uno de los estudiantes que se habían quedado sin pase. En 2018 le tocará volver a sacar buenas notas y llegar antes a la Fonteta.

Fotos

Vídeos