La otra Euroliga para en Madrid

Rafa Martínez lanza a canasta durante un entrenamiento en la Fonteta. / vbc
Rafa Martínez lanza a canasta durante un entrenamiento en la Fonteta. / vbc

El WiZink Center ofrece una doble sesión de baloncesto con el duelo anotador entre Green y Landesberg como uno de los platos fuertes El Valencia Basket afronta la jornada ACB con la opción de abordar el liderato

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. «Nosotros jugamos campeonatos domésticos y luego la Euroliga y los españoles juegan siempre Euroliga». La frase la pronunció Neven Spahija el pasado miércoles en Tel Aviv horas antes del partido que enfrentó al Maccabi con el Valencia Basket en la Euroliga. Resume a la perfección lo que supone para los equipos de la ACB compaginar el formato de treinta partidos de la competición europea con la liga nacional más potente del continente. Todo ese simbolismo se concentrará hoy en el WiZink Center, donde estará en juego el liderato de la Liga Endesa. La doble cita la comenzará el líder Real Madrid con un partido trampa ante el UCAM, tan sólo 38 horas después de disputar su jornada semanal de la Euroliga en Atenas. Las barbaridades del calendario conviene señalarlas siempre, no sólo cuando afecta a un equipo. El Valencia Basket esperará el resultado para conocer si unas horas después puede dar caza a los blancos ganando el envite que le enfrentará al Movistar Estudiantes. La doble ración en el Palacio les obligará a realizar la sesión de tiro matinal en otro pabellón, con lo que no tendrán contacto con la pista hasta la hora del partido. Una anomalía.

La cita ante los colegiales tiene muchos alicientes para los taronja, desde el reencuentro con dos exjugadores como Caner-Medley y Omar Cook, el mejor asistente de la ACB, al duelo de pistoleros entre Landesberg y Erick Green. Dos de las sensaciones en el arranque liguero. El israelí es el máximo anotador de la Liga Endesa con una media de 18,6 puntos por partido mientras que el californiano es el cuarto con 17,6. El equipo que logre parar al estilete rival tendrá mucho camino recorrido.

Vidorreta no recuperará a ninguno de los lesionados para la cita, la previsión con Dubljevic y Abalde es que se reincorporen durante la próxima semana al trabajo del grupo para calibrar si pueden reaparecer para el vital partido ante el Estrella Roja en la Euroliga, y el objetivo del cuerpo técnico será apuntalar el gran inicio del equipo en la ACB, el balance de 4-1 como visitante y aprovechar la inercia competitiva de Tel Aviv para disputar un partido con una mayor regularidad con respecto al juego desplegado ante el MoraBanc.

El Estudiantes afronta el duelo con la intención de alejarse de la quema del descenso y con la inyección de moral de su triunfo sobre la bocina (81-80) ante el Reyer Venezia en la Champions, con canasta ganadora de Landesberg. El conjunto de Salva Maldonado destaca por su buen trato con el balón, son el equipo que menos pérdidas comete por partido, y por su capacidad intimidatoria, los primeros en tapones. Con Alec Brown, Caner-Medley, Savané y Suton dotando de músculo a ambas zonas, la rotación de Hlinason volverá a ser fundamental. El islandés viene de realizar ante el Maccabi su mejor partido con la camiseta taronja, con 8 puntos, 2 rebotes y 2 tapones. Hasta el regreso de Dubljevic su concurso sigue siendo fundamental. Tras la marcha de Jaime Fernández, Vicedo ha cogido el relevo de la explosión nacional. El madrileño promedia 7,1 puntos por partido con un 50% de acierto en los triples.

Fotos

Vídeos