Deportes

Valencia Basket

Presión taronja al Baskonia y al Barça

Presión taronja al Baskonia y al Barça

El Valencia Basket culmina en Zaragoza su semana perfecta

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El conjunto de Vidorreta tritura al Tecnyconta, enlaza su tercera victoria consecutiva en la ACB e iguala el average general con los vascos con +208

El Valencia Basket culminó ayer en Zaragoza su semana perfecta en la ACB, donde ha ganado tres partidos en siete días promediando 91 puntos, 16 triples y un 50,5% de acierto desde la máxima distancia. De los tres datos estadísticos este último es del que más debe sentirse orgulloso el cuerpo técnico taronja, puesto que denota una gran circulación de balón. Un estilo que 'curiosamente' ha comenzado a engrasarse en el momento en el que los valencianos han encontrado una rotación estable de diez jugadores, con dos unidades, pese a que sigue arrastrando cuatro bajas. La victoria en el Príncipe Felipe, muy seria, permitió además al conjunto de la Fonteta igualar el average general con el Baskonia con un +208. Hay que recordar que ese será el registro que decidirá la posición en un hipotético empate con los vascos. La victoria 19 mete presión hoy al equipo de Pedro Martínez, que recibe al Tenerife, y al Barcelona, que juega en Málaga. A seis jornadas para finalizar la Liga Regular, el Valencia Basket depende de sí mismo para ser tercero, puesto que aún tiene que recibir al Barcelona en la Fonteta.

74 Tecnyconta Zaragoza

Bellas (-), Neal (20), Barreiro (6), Dragovic (15), Xavi Rey (11) -cinco inicial- Stoll (-), Triguero (-), Michalak (9), De Jong (13), Álex Suárez (-) y Blums (-)

97 Valencia Basket

Van Rossom (9), Rafa Martínez (9), Abalde (10), Doornekamp (14), Dubljevic (18) -cinco inicial- Thomas (11), Sergi García (3), Williams (2), Sastre (3), Green (14) y Hlinason (4)

PARCIALES:
16-21, 14-22 (30-43), 31-26 (61-69) y 13-28 (74-97)
ÁRBITROS:
Hierrezuelo, Bultó y Olivares. No hubo exclusiones por personales
INCIDENCIAS:
partido correspondiente a la jornada 28 de Liga disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante unos 6.500 espectadores

El triunfo llegó en un partido más complicado en la previa que en el desarrollo. Las 43 horas de descanso con respecto al encuentro del Baskonia, donde varias de ellas las pasó el equipo en un atasco en Cariñena por un accidente, no mermaron ni la pierna izquierda de Dubljevic. El montenegrino, con la baja de Pleiss, jugó con dolor. Sin la cojera evidente del jueves, pero con dolor. Acabó con 18 puntos, 9 rebotes, 22 de valoración... y otra lección de compromiso. Todo suma.

Media docena de jugadores que vestían de taronja anotaron al menos un triple en la primera parte, con un porcentaje de equipo del 43% y 10 asistencias. Unos números que, guste más o menos el modelo, siempre serán sinónimo de triunfo. El abuso del triple, el de toda la vida, siempre se detecta con tiros forzados, como los que por ejemplo buscó de forma desesperada un Gary Neal anulado hasta el descanso. Los que llegan siempre con un pase extra, buscando al compañero que no está defendido, son ponderables. El porcentaje es el que determinará el daño al rival. Ayer, en cuanto el Valencia Basket entonó su gris inicio (6-2) endosó a su rival un parcial de 24-41 para poner la máxima renta del encuentro en el paso por vestuarios (30-43). Por entonces, los valencianos presentaban un 7 de 16 en triples y un 29-52 en valoración. En resumen, un partido controlado.

Esa tendencia se incrementó en el segundo tiempo, con los nueve jugadores que intentaron algún triple anotando y subiendo el porcentaje al 52%. Eso sí, los taronjas vivieron un momento complicado en el tercer cuarto, con un parcial de 24-11 con el despertar anotador de Neal, que acercó al Tecnyconta (59-64). Una buena canasta de Williams (59-66) y tres tiros libres de Green permitieron a los visitantes salvar la papeleta al final del tercer cuarto (61-69). El Valencia Basket, sabedor de que los primeros minutos del último periodo iban a ser decisivos, volvió a mover bien el balón para buscar tiros librados, certificando el triunfo con tres triples consecutivos, dos de Doornekamp y uno de Van Rossom (65-83). De manual.

Fotos

Vídeos