Deportes

Valencia Basket

Sin ideas y sin gasolina

Sin ideas y sin gasolina

El conjunto taronja no pudo igualar el listón físico del rival y sumó de forma merecida la segunda derrota como local en la ACB

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

La Fonteta, como cualquier ecosistema que se precie, tiene sus propios ritmos. Ayer, desde la previa del partido, el escenario no era el idóneo. Tras las dos derrotas ante el Real Madrid y el Panathinaikos el respetable, 5.600 según la cifra oficial, aparcó un par de horas las vacaciones de Semana Santa para acudir, con el morro torcido, a ver a su equipo. Se nota cuando la Fonteta está enfadada por cualquier motivo, en la falta de animación y en la música de viento en los fallos. El Valencia Basket llegó con las piernas justas de gasolina, tras jugar en Atenas el viernes por la noche, y las manos sobradas de tensión. La mejor combinación para vivir una velada de cefalea parecida a la que costó la derrota ante el mismo rival la pasada temporada. La última imagen sonora fue parecida, con pitos y derrota taronja. «La última vez que el UCAM ganó en la Fonteta se ganó la ACB», se escuchó de forma irónica en la grada. Sí, objetivamente así fue. También es cierto que aquella derrota y aquella pitada propiciaron la famosa reunión entre Pedro Martínez y Chechu Mulero que fue un spoiler de su adiós. Hoy no pasará.

El UCAM se llevó el partido porque fue el equipo que más lo buscó en la pista. Con sus armas, un nivel excelente de intensidad que era el peor enemigo para otro equipo, el valenciano, sujeto con pinzas en el plano físico. Lo peor de la derrota, más allá de que deja al Valencia Basket cuarto y sin aprovechar el pinchazo del Barcelona ante el Estudiantes, es la sensación de que el conjunto de Vidorreta llega con la bombona de oxígeno justa. Sin fichajes a la vista y la enfermería sin vaciar, o el técnico vasco consigue que sus jugadores cierren filas, como ocurrió la pasada temporada con las pitadas, o el final de temporada puede ser durísimo. La diferencia con la derrota de hace un año ante los murcianos es que ahora quedan nueve jornadas por delante para que termine la Liga Regular. Tiempo de sobra para calmar los ánimos y remar en la misma dirección.

El conjunto de Ibon Navarro estuvo por delante todo el partido menos 41 segundos. Así de claro y así de duro. Esa fue la escasa horquilla en la que el Valencia Basket se sintió ganador en una tarde áspera. En el resto se le vio más atenazado que nunca en un partido en la Fonteta. Los nervios del entorno, y esa escenografía gélida del pabellón, encontraron un guión de continuidad sobre la pista. Más allá del estilo de juego abierto que caracteriza esta temporada al Valencia Basket el abuso del triple desesperó por momentos. Más aún en una primera parte donde cada vez que lo taronja pisaron la pintura crearon problemas. Dentro de ella su porcentaje de tiro fue del 57%, por 37% del UCAM. Visitarla sirvió, además, para que Lima se marchara con dos faltas al paso por vestuarios y Tumba con tres. Por contra, los cuatro triples de Rojas fueron unos tantos puñales para el Valencia Basket en los primeros veinte minutos. Con el 30-41 la música de viento ya era mayoritaria en las gradas de la Fonteta.

Cuando el conjunto valenciano quiso meterse en el partido el marcador ya reflejaba un 8-14, con Lima marcando territorio. La irrupción de Dubljevic, con cinco puntos consecutivos, permitió a los locales encontrar sensaciones (15-18) aunque la renta del equipo de Ibon Navarro subió a cinco al final del primer cuarto (15-20).

73 Valencia Basket

Abalde (16), Rafa Martínez (6), Sastre (9), Thomas (2), Pleiss (5) -cinco titular- Van Rossom (9), Dubljevic (17), Green (5) y Doornekamp (4).

84 UCAM Murcia

Hannah (7), Oleson (8), Rojas (15), Soko (13), Tumba (4) -cinco titular- Urtasun (12), Benite (14), Kloof (3), Delía (2) y Lima (6).

PARCIALES
15-20; 15-21 (30-41); 23-19 (53-60) y 20-24 (73-84)
ÁRBITROS
Hierrezuelo, Calatrava y Sánchez Sixto. Eliminaron por faltas personales al visitante Soko (m.39).
ASISTENCIA
Partido correspondiente a la jornada 25 de la fase regular de la Liga Endesa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 5.600 espectadores.

La dirección de Van Rossom permitió al Valencia Basket acercarse al inicio del segundo cuarto (23-24) pero nunca consiguió consumar la remontada. El Murcia, con un parcial de 7-17, estiró a los once la distancia en el ecuador, dejando como único duda las faltas acumuladas por su tridente interior.

El Valencia Basket volcó al inicio del tercer cuarto su juego en Pleiss y Dubljevic, buscando la cuarta falta de Lima y Tumba. Lo lograron, pero el problema es que no se reflejó en la distancia porque encadenaron fallos repetidos en el tiro libre y no lograron frenar el ataque, siempre con un pase extra, de su rival (37-49). Con un dominio total del rebote y varios jugadores taronjas desconectados en defensa, Benite se aprovechó de cada entrada de Green a pista, la canasta de Tumba que puso el 58-72, pese a que restaban siete minutos, fue la puntilla para la segunda derrota de los valencianos ante su público en la Liga Endesa. Totalmente merecida.

Más noticias de Valencia Basket

Pero Ibon Navarro reaccionó y en el momento justo pidió un tiempo muerto para cambiar los ataques de su equipo y volver a buscarle las cosquillas a su rival. Situó a Rojas, muy certero en el tiro, y a Brad Oleson en las esquinas y desde allí agujerearon la despistada defensa local y consiguieron que su equipo llegara al descanso con su máxima ventaja (30-41, m.20).

Tras el descanso, los fallos en desde la línea de tiros libres lastraron la mejoría del Valencia, más intenso en defensa y con mejor lectura en ataque, pero los locales supieron encontrar una vía de agua en los 'cincos' murcianos y cargó con cuatro faltas a Lima y a Tumba (37-49, m.24).

Vidorreta metió a Dubljevic para aprovechar la falta de kilos de Delía como 'falso cinco' y aunque lo logró, dejó a Doornekamp de 'cuatro' y Rojas no tuvo problemas para aguantar defendiéndole lo que dio tiempo al UCAM a recuperarse del golpe moral. Lo hizo liderado por el valiente Álex Urtasun (48-58, m.28).

Tuvo el balón para irse 13 arriba al cambio de cuarto el UCAM pero se precipitó, lo perdió por pasos de Soko y Abalde le castigó con un triple sobre la bocina. Pero el equipo de Ibon Navarro demostró ser duro de mentón y un par de triples de Hannah y Benite, muy sólido cuando más apretaron los locales, le permitieron eludir la presión local (58-77, m.34).

Al Valencia le entró la prisa pero no cambió nada en su juego y con su confianza resquebrajada obtuvo el mismo resultado, es decir, ninguno. Las individualidades de Abalde apenas permitieron a los locales maquillar la derrota que pone fin a su racha de diez victorias seguidas en la Fonteta.

Fotos

Vídeos