Deportes

Valencia Basket

La victoria más amarga

Van Rossom, entre lágrimas, es atendido sobre el parquet de la Fonteta./EFE
Van Rossom, entre lágrimas, es atendido sobre el parquet de la Fonteta. / EFE

Van Rossom acaba en el hospital tras un golpe lumbar y existe el temor de rotura

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El mundo se paró en la Fonteta durante unos angustiosos segundos en el momento en el que el cuerpo de Van Rossom golpeó violentamente contra el parquet, por la zona lumbar derecha. Restaban 4.04 para el final del tercer cuarto y el belga cayó de forma aparatosa tras una falta, sin sentido, de Markovic. El belga, que no se podía mover, rompió a llorar. Casi al mismo tiempo que Txus Vidorreta, que al acercarse a la canasta y ver la imagen no pudo contener la emoción. La de la impotencia. La temporada para el Valencia Basket en cuanto a las lesiones ya va más allá de la mala suerte. Es, simplemente, brujería. Van Rossom salió en camilla de la Fonteta, ayudado por sus compañeros para subir a ella, fue trasladado a la Clínica Quirón y al cierre de esta edición se le había realizado un TAC para determinar el alcance de la lesión. Tal y como confirmó Vidorreta, la primera sensación es de alguna rotura: «Sam le ha dicho a San Emeterio que ha notado un ‘crash’. La caída ha sido mala y ha notado que algo se rompía, pero no sabemos nada más». El conjunto taronja, a día de hoy, tiene a sus cinco bases con contrato lesionados, puesto que hay que incluir a Andrés Rico en ese parte médico. Algo inaudito y que si se confirma la gravedad de la lesión del belga sí que obligará al club a acudir al mercado, puesto que el único base a recuperar antes de la Copa es Sergi García.

Cuando Van Rossom se lesionó el marcador era 55-52. Parecía una quimera soñar con una victoria del Valencia Basket, con catorce minutos por delante con Abalde de base, más la ayuda de Green, San Emeterio y Rafa Martínez. Pero el equipo que nunca se rinde lo tenía muy claro, esa victoria se quedaba en la Fonteta por lo civil o lo penal. «Me motiva tener a estos jugadores. Somos afortunados de llevar este escudo y trabajar para el Valencia Basket», sentenció el vasco tras la victoria.

85 Valencia Basket

Van Rossom (7) Rafa Martínez (9), Doornekamp (5), Williams (8), Pleiss (15) -cinco titular- Abalde (10), San Emeterio (8), Sastre (5), Green (11) y Hlinason (5)

83 Khimki Moscow Region

Jenkins (5), Shved (22), Gill (8), Thomas (2), Anderson (12) -cinco titular- Honeycutt (15), Vialtsev (-), Zaytsev (-), Markovic (7), Monia (3), Todorovic (6), Zubkov (3)

PARCIALES:
23-24, 23-20 (46-44), 17-20 (63-64) y 22-19 (85-83)
ÁRBITROS:
Lamonica (ITA), Lottermoser (ALE) y Romano (ISR). Eliminaron por faltas personales al visitante Jenkins (m.38)
INCIDENCIAS:
partido correspondiente a la vigésima jornada de la fase regular de la Euroliga ante 8.100 espectadores

El lógico golpe moral lo aprovechó el Khimki para ponerse de nuevo por delante pero un triple más adicional de Green al inicio del último cuarto metió de nuevo en el partido a los taronja (67-66). Otros dos triples, de Abalde y Doornekamp, y una canasta de Pleiss permitió una buena renta (77-71) a falta de cinco minutos pero el Khimki, con un parcial de 4-9, volvió a apretar el marcador (81-80). Green y Abalde anotaron las últimas dos canastas, las decisivas para la victoria (85-80) puesto que con 85-82 Will Thomas realizó una inteligente falta sobre Shved para que no pudiera encestar el tiple de la prórroga. El ruso anotó el primer tiro libre (85-83), lanzó el segundo a fallar... y el rebote lo capturó Pleiss. Los rostros de los jugadores del Valencia Basket fueron el mejor titular. Se había ganado un partido, pero fue la victoria más amarga de la temporada, que permite a los taronja seguir soñando con la remontada en la Euroliga.

El conjunto ruso se marchó al descanso por debajo en el marcador pero, en el cómputo general de los dos primeros cuartos, supo optimizar más sus ataques. El 46-44 del electrónico no tenía relación con el 61-44 en valoración. En cuanto el equipo de Bartzokas bajó su porcentaje en el triple, del 6 de 10 en el primer cuarto pasó a un 3 de 12 en el segundo, el Valencia Basket superó su gran pájara antes del descanso. Pero nadie contaba por entonces con el golpe moral de Van Rossom.

Fotos

Vídeos