Deportes

Valencia Basket

San Emeterio vuelve a caer (75-56)

San Emeterio vuelve a caer (75-56)
EFE

El Valencia Basket pierde ante el Panathinaikos y el cántabro se lesiona en el gemelo

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia Basket cerró con derrota su temporada viajera en la Euroliga, al caer de forma clara ante el Panathinaikos en el OAKA y cerrar su balance fuera de casa con un 3-12. Uno de los datos que, a buen seguro, analizará el club valenciano cuando termine la temporada. El otro, el más sangrante, es el de las lesiones. San Emeterio volvió a caer, al notar un pinchazo en el gemelo. El cántabro será sometido a pruebas para conocer si tiene rotura. En el caso de que se confirme el temor con el que la expedición comenzó anoche el viaje de regreso será un nuevo dolor de cabeza para Vidorreta. Con Vives como baja segura para el partido de mañana ante el UCAM Murcia, el más importante de la semana, la ausencia de San Emeterio convertirá la rotación exterior en un sudoku, al tener que actuar Abalde con minutos de base. La noticia positiva es que ayer volvió Van Rossom y que Rafa Martínez superó sus molestias y un virus.

El Panathinaikos demostró que está, lamentablemente, en otra liga. Al Valencia Basket le ha tocado esta temporada vivir en esta Euroliga de dos velocidades en la parte baja de la tabla... junto a otros proyectos como el del Barcelona o el Maccabi diseñados para el playoff. El gran brote verde del partido para los taronja lo protagonizó Hlinason. El islandés, con Latavious Williams con un esguince de tobillo, dio un paso al frente pidiendo paso. Mientras el americano no esté disponible, y Dubljevic no se recupere, la rotación de Pleiss debe ser para él. Se la ha ganado. Anoche se partió la cara con pivots físicos como Gist o Payne y, además, brilló con 8 puntos, segundo máximo anotador de su equipo, 6 rebotes, el que más junto a Pleiss, y fue el máximo valorado del conjunto de Vidorreta, con 9.

75 Panathinaikos (23+17+17+18)

Calathes (17), James (11), Antetokounmpo (6), Singleton (11), Gist (9) -cinco titular- Payne (12), Pappas (4), Denmon (-), Vougioukas (2), Lekavicius (-), Gabriel (-) y Lojeski (3).

56 Valencia Basket (13+18+16+9)

Abalde (3), Rafa Martínez (3), Sastre (-), Thomas (7), Pleiss (5) -cinco titular- Sergi García (3), Van Rossom (3), San Emeterio (6), Green (10), Doornekamp (8) y Hlinason (8).

Árbitros:
Radovic (CRO), Boltauzer (ESL) y Pastusiak (POL). Eliminaron por faltas al visitante Hlinason (m.37).
Incidencias:
partido correspondiente a la jornada 29 de la fase regular de la Euroliga disputado en el OAKA de Atenas ante 12.750 espectadores.

El partido duró lo que Calathes quiso puesto que el griego fue, en todo momento, el dueño del balón. De sus manos se gestó el espectacular 20-6 con el que arrancó el encuentro. Por entonces, el Panathinaikos ya había realizado cinco mates, dos de ellos de espaldas, y lo que sobrevolaba sobre el OAKA era una derrota muy dura. El Valencia Basket, con la entrada de Van Rossom por Abalde en la dirección de juego, mejoró hasta poner un parcial de 20-25 en los siguientes trece minutos de la primera parte y dejar el marcador al descanso en un 40-31, con los valencianos ganando el parcial del segundo cuarto (17-18).

Un triple de San Emeterio, antes de caer lesionado, simbolizó el último momento en el que los visitantes soñaron con dar la campanada (41-36) pero el Valencia Basket se volvió a atascar con la vuelta de Abalde a la dirección. Un estirón del Panathinaikos, monopolizado por Calathes, llevó el partido, en un abrir y cerrar de ojos, a un 52-36 con un parcial de 11-0. En el último cuarto lo mejor fue ver a Hlinason, que rozó los veinte minutos en pista, fajarse de tú a tú con Payne, al que frenó en una acción con un soberano gorro. Lo peor, otra nueva lesión. Una más.

Fotos

Vídeos