Deportes

Valencia Basket

Batacazo taronja en la Copa del Rey

Batacazo taronja en la Copa del Rey

El Valencia Basket cae ante el Iberostar Tenerife por errores propios y mostrando una muy mala versión | El intento continuado de ganar los partidos sin un base puro en la plantilla acabó en decepción ante un serio equipo tinerfeño, que fue mejor

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENALas Palmas

Ningún entrenador de los equipos no clasificados para la Copa del Rey apostó por el Valencia Basket, ni siquiera para ser finalista del torneo. Algo, como mínimo, curioso, tratándose del actual campeón de la Liga Endesa y segundo clasificado de la ACB. Las carencias físicas, y en el puesto de base, no pasan desapercibidas para los técnicos, que estimaron como imposible que un equipo en esas circunstancias osara a optar a ganar un torneo que te obliga a tumbar a tres rivales de primer nivel en cuatro días. Apelar a la épica de jugar sin base y con Abalde fuera de posición puede servir a corto plazo, para llevarse un buen gusto a la boca frente al CSKA en la Euroliga, pero con esos mimbres es imposible ganar una Copa. Por eso nadie apostó por Valencia Basket... y un entrenador veterano como Katsikaris supo acabar de romper unas costuras que se veían por encima de la camiseta.

La derrota del conjunto taronja en unos cuartos de final del torneo copero es un batacazo. Si el club ya es grande lo es para todo. En cualquiera de los cinco que copan todos los titulares sería un batacazo perder contra el actual noveno clasificado de la ACB. Sólo aceptando esa certeza, se puede crecer. El Valencia Basket, más allá de sus carencias físicas, se marchó para casa por mostrar sobre la pista una de sus peores versiones, en cuanto a baloncesto, en lo que va de temporada. En ningún momento se vio al equipo de Vidorreta cómodo sobre la pista, ni en ataque ni en defensa. En la primera parte, con la sangría del rebote defensivo que aprovechó Tobey para convertirse en un gigante. Tobey, un actual campeón de la Liga Endesa que no tenía minutos la pasada temporada. Todo hay que recordarlo. En la segunda parte, con el Iberostar crecido, el 'tempo' de partido siempre lo tuvieron en sus manos San Miguel y White. Ni Abalde ni Sastre pudieron hacer nada al respecto... con Sergi García aportando tres minutos en pista. Hay que asumirlo, el balear estuvo en cuerpo pero no en alma. De la Copa el Valencia Basket se fue sin ningún base en su plantilla. Conviene no hacerse trampas en el solitario.

72 Valencia Basket

Rafa Martínez (3), Abalde (9), Thomas (11), Doornekamp (5) y Pleiss (13) -quinteto inicial-, García (0), Dubljevic (6), San Emeterio (7), Sastre (4) y Green (14)

79 Iberostar Tenerife

Ponitka (14), San Miguel (6), Abromaitis (15), Vasileiadis (9) y Tobey (13) -quinteto inicial-, Niang (0), Bassas (0), Vázquez (12), Allen (0), Beirán (2) y White (8)

PARCIALES:
21-20, 15-16 (36-36), 19-23 (55-59) y 17-20 (72-79)
ÁRBITROS:
Hierrezuelo, Pérez Pérez y Cortés. Eliminaron por personales a los jugadores de Iberostar Tenerife Vázquez y Mike Tobey (m. 39)
INCIDENCIAS:
Primer encuentro de los cuartos de final de la Copa del Rey 2018 disputado en el Gran Canaria Arena ante 8.324 espectadores

El 10-4 inicial, con triple de Pleiss, simbolizó el único momento dulce de los valencianos en el partido. El Iberostar contestó con un parcial de 2-8 para poner en el marcador un 12-12 que ya fue una buena guía de viaje de lo que iba a ocurrir sobre el parquet del Gran Canaria Arena. El conjunto canario estiró ese parcial hasta un 6-12, para poner su primera renta (16-18). Un triple en el último segundo de Doornekamp permitió a los taronja salvar el primer cuarto, pero los síntomas del enfermo comenzaban a ser evidentes (19-18). Cuando Sergi García saltó a la pista, el marcador reflejaba un 23-24 tras un mate de Tobey. El base se marchó menos de cuatro minutos después, tras intentar probar sus sensaciones pidiendo a Abalde subir el balón en dos ataques cuando el esquema seguía siendo que el gallego ejerciera en el puesto de uno. Su vuelta al banquillo, ya no volvió a pista, estuvo acompañada de una pequeña bronca de su técnico. Unos minutos de inspiración de Pleiss permitió a los taronja seguir agarrado al final de la primera parte. Pero muy al límite. Las caras de los jugadores de Vidorreta enfilando el vestuario eran de derrota, no de un 36-36.

En el tercer cuarto saltaron todas las alarmas, puesto que el Valencia Basket, por no lograr, no logró ni variar el ritmo de encuentro endureciendo su defensa. Al inicio del último cuarto los taronja llevaban tan sólo nueve faltas de equipo. Un triple de Thomas (44-43) marcó la última diferencia a favor del que era actual subcampeón del torneo. El Iberostar contestó con un parcial de 0-8... y ya no abandonó la delantera en el marcador hasta el final del partido (44-51). Ni el despertar de Green, con ocho puntos consecutivos, surtió efecto.

Los hombres de Vidorreta lograron acercarse a dos al inicio del último cuarto (57-59), pero por entonces los canarios ya habían decidido que iban a hacer saltar la banca. El físico de Ponitka, ningún alero taronja lo pudo parar, y el relevo constante de Tobey y Vázquez, que amargaron a Pleiss y Dubljevic, pusieron el partido del Tenerife. Los nervios finales de un equipo que ayer ganó su primer partido en una Copa permitieron una última vida... pero con 70-73 Abromaitis le robó un rebote a Doornekamp para sentenciar el batacazo. Un golpe para aprender y para seguir adelante.

Con las gradas del Gran Canaria Arena celebrando la machada, fue la primera victoria del actual Iberostar frente al Valencia Basket tras trece derrotas consecutivas, las caras en el banquillo local, el del actual campeón de Liga, fueron el reflejo de lo avisado al descanso. Tras dos décadas sin levantar una Copa del Rey... la entidad de la Fonteta tendrá que esperar, al menos, un año más. A la cita copera los valencianos llegaron con la gasolina justa y se marchará hoy a Valencia con las mismas dudas que en la edición de A Coruña en 2016, donde cayó contra el Gran Canaria el primer día.

Fotos

Vídeos