Deportes

Valencia Basket

Baloncesto | Valencia Basket

El bello arte de saber sufrir

Doornekamp disputa un balón con un jugador del Bilbao./EFE
Doornekamp disputa un balón con un jugador del Bilbao. / EFE

Los de Vidorreta vencieron en los últimos segundos al Bilbao tras un partido muy igualado que terminó con polémica por la actuación arbitral | Cinco inicial: Vives, Green, San Emeterio, Will Thomas y Dubljevic

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

En el baloncesto no cansa la acumulación de partidos, cansan las derrotas. La frase la pronunció el añorado Antonio Díaz-Miguel y mucho tiempo después sigue vigente. En la vorágine de partidos en la que se ha instalado el calendario europeo para los grandes, el Valencia Basket ya es uno de ellos, el cansancio se lleva mejor cuando se gana. En semanas donde sólo se juega y no se entrena lo único que cuenta es seguir sumando. El Valencia Basket regresó ayer de Bilbao, tras haber salido de casa el miércoles para viajar a Moscú e iniciar otra semana entre maletas, con una victoria bajo el brazo y poco tiempo para descansar y asimilar lo que el equipo debe mejorar para seguir creciendo como equipo. Cuando se gana un encuentro con sufrimiento extremo y en valoración arrasas al rival (61-104) hay que poner la lupa en todo lo ocurrido. Las 17 pérdidas y los 14 rebotes ofensivos del Bilbao Basket elevaron a 31 las posesiones extras del rival. Una auténtica barbaridad que, en condiciones normales, le costaría la derrota a cualquier equipo.

La gran ayuda que tuvieron los valencianos es que se encontraron a un oponente errático que firmó una carta con 25 de 66 en tiros de campo. Todo un seguro de vida para acabar poniendo un balance de 7-1 en el arranque de la Liga Endesa, uno de los mejores de la historia del club dejando de lado los años de los récords de Miki Vukovic y Pedro Martínez. Los taronja ya son colíderes de la ACB junto al Real Madrid. Los dos finalistas del pasado año.

El baloncesto es un deporte tan maravilloso que permite que un equipo que llevaba 46 puntos al final del tercer cuarto anote 35 en el último, transformando de un plumazo un partido muy negro a otro en el que poner en la pala de colores algún elemento interesante. En los minutos decisivos, como suelen hacer los grandes de Euroliga en sus ligas domésticas cuando disputan un envite con desgaste, el paso al frente de varias piezas importantes (San Emeterio, Sastre, Doornekamp y Van Rossom) sirvió para salvar una victoria muy sufrida en Bilbao.

Ese último cuarto salvó del sopor a los presentes en Miribilla. Por tener tuvo hasta un final polémico. Todorovic comprimió el marcador con un triple a falta de doce segundos (74-75). El Valencia Basket sacó de banda y eligió a Doornekamp para ser objeto de falta y lanzar tiros libres. Mumbrú tocó el brazo del canadiense... pero no se señaló nada. Ante el desconcierto, no existe la ley de la ventaja en el deporte de la canasta, Tomàs interceptó por detrás al taronja. Antideportiva de manual. Doornekamp sumó los dos y Dubljevic otro más en la falta posterior (74-78). Mumbrú recortó distancias con una bandeja a cuatro segundos del final (76-78) y Tomàs llevó de nuevo a Doornekamp a la línea del tiro libre. El ala-pívot anotó el primero (76-79) y falló el segundo. Mumbrú cogió el rebote y San Emeterio le hizo falta. Pudo ser señalada también como antideportiva, pero no. El catalán anotó el primero (77-79), lanzó a fallar el segundo pero entró en la zona antes de que el balón tocara el aro. Balón taronja y partido resuelto. Una faena de aliño.

77 Bilbao Basket

Fischer (5), Todorovic (16), Hammink (2), Hervelle (2) y Gladness (15) -cinco inicial-; Tabu (9), Redivo (4), Tomàs (7), Mumbrú (13), Vucetic (4) y Salgado

81 Valencia Basket

Vives (8), Green (19), San Emeterio (11), Thomas (6) y Dubljevic (5) -cinco titular- Van Rossom (4), Rafa Martínez (2), Sastre (11), Doornekamp (11), Pleiss (4), Abalde y Rudez

ÁRBITROS:
Benjamín Jiménez Trujillo, Rafael Serrano y Carlos Sánchez Monserrat. Eliminados por faltas a los locales Tabu (m.40) y Tomàs (m.40)
incidencias:
Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga Endesa disputado en el Bilbao Arena de Miribilla ante 7.959 espectadores

Desde el salto inicial quedó claro que la matinal enfrentaba a un equipo con dudas, el de negro, y a otro con la gasolina en reserva, el naranja. Del 0-6 inicial se pasó a un 7-6 de la mano de Todorovic. El Valencia Basket intentó pisar el acelerador al inicio del segundo cuar-to (17-23) pero se ofuscó a base de balones perdidos y de circulaciones espesas de balón. Los gestos de descontento de Green con sus compañeros fueron evidentes. El cansancio físico y mental de otro viaje largo era patente. Al descanso, lo mejor del 36-34 para los visitantes es que el Bilbao Basket, lastrado por su 13 de 39 en tiros de campo, no supo tumbar a un rival con síntomas de colapso. Lo pagaría.

El tercer cuarto se inició con otro balón perdido por parte de los valencianos que acabó en la grada de Miribilla. Vidorreta resoplaba en el banquillo. Los ‘hombres de negro’ amasaron una máxima renta de siete puntos (48-41) que los taronja, con el despertar anotador de Green, lograron taponar antes del inicio del último cuarto (50-46). Los síntomas de la matinal se mantuvieron hasta el 59-59. En ese instante, se activaron los jugadores con más galones. Cinco puntos consecutivos de Sastre devolvieron el mando al Valencia Basket (60-64) y Doornekamp fulminó el intento de Mumbrú de volver a remontar. La última ventaja vasca fue el 71-70. Desde entonces, el actual campeón supo sufrir y decidir.

Fotos

Vídeos