El más difícil todavía en Euroliga

Aaron Doornekamp y Will Thomas han jugado todos los partidos de la temporada. / jesús signes
Aaron Doornekamp y Will Thomas han jugado todos los partidos de la temporada. / jesús signes

El Valencia Basket busca la victoria en Estambul con siete jugadores profesionales

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAEstambul

La temporada del Valencia Basket sigue empeñada en convertirse en una prueba de superación física, donde el siguiente número en el repertorio siempre sea 'el más difícil todavía'. Lo ocurrido en Santiago, el primer partido que se recuerde de la historia del club sin ningún base puro, se repetirá hoy en Estambul pero añadiendo un plus de dificultad, puesto que San Emeterio no viajó ayer con el equipo por sus problemas en la rodilla y Rudez ya no pertenece al equipo. Sí, aportaba poco para Vidorreta pero era un activo más en la rotación en caso de necesidad. Hoy ni siquiera tendrá el vasco esa red. Con siete jugadores profesionales, de catorce en nómina a la espera del nuevo base, más la ayuda de Lluis Ferrando, Puerto y Hlinason, el Valencia Basket tratará de llevarse la victoria de Estambul, donde visita al colista de la Euroliga (5-15 de balance).

Con los objetivos deportivos en la competición europea ya en segundo plano, y más teniendo en cuenta el drama de los lesionados, la plantilla taronja afronta cada cita como un pequeño reto. El de hoy es conseguir el primer triunfo fuera de España del curso. Los valencianos han conseguido dos victorias fuera de casa en la Euroliga, pero en las pistas del Baskonia y del Unicaja. Los seis partidos disputados fuera de territorio español acabaron con derrota.

Abalde volverá a ser el base titular del equipo, pese a que en el roster aparecerá Ferrando. No hay que olvidar que el canterano fue inscrito a última hora para cumplir con el requisito de diez jugadores en el acta y no obligar a ninguno de los siete lesionados a viajar a Estambul para cumplir la norma. La baja de San Emeterio condicionará aún más la rotación exterior, con lo que Vidorreta tendrá que hacer un auténtico 'sudoku' para dar los minutos del relevo a Abalde, con Rafa Martínez, Green y Sastre teniendo de cumplir en el dos y en la ayuda del tres. Con el máximo respeto al Obradoiro, el Anadolu exigirá un esfuerzo continúo en el puesto de base, donde pueden jugar McCollum, Balbay y Douglas. Otro reto.

El conjunto turco ha cambiado mucho con respecto al equipo que perdió en la Fonteta en la primera vuelta por 78-71. Empezando por el banquillo, donde Ataman sustituyó a Perasovic, y acabando por la pista. Ledo, que no jugó aquel partido, ya no pertenece al Anadolu, como Doellman, Adams y Muric. La vuelta de Derrick Brown, un viejo conocido de los taronja en la Eurocup, permite al conjunto turco tener un mejor relevo interior para Dunston y Stimac, mientras que en el perímetro presentan como novedades a Balbay, de vuelta tras dos meses de baja por una lesión en las vértebras lumbares de dos meses (parecida a la de Van Rossom) el fichaje de Toney Douglas, un 'combo' con experiencia NBA que promedia 12,8 puntos es sus cuatro partidos de Euroliga, y el de Zoran Dragic.

El Anadolu acumula tres derrotas consecutivas en la Euroliga, sólo ha conseguido tres victorias en el Sinan Erdem, y un balance de 2-4 en los últimos seis partidos, el contrario que el Valencia Basket, que pese al drama físico ha completado un 4-2 en ese segmento. Hoy, tratará de hincar el diente a la segunda peor defensa del torneo.

Más

Fotos

Vídeos