Baloncesto | Valencia Basket

Valencia Basket | Chechu Mulero: «No hace falta ser de Valencia para desear jugar aquí. Tenemos el caso de Dubljevic»

Confiado. El director deportivo tiene claro que van a confeccionar una plantilla competitiva
Confiado. El director deportivo tiene claro que van a confeccionar una plantilla competitiva / Irene Marsilla

El director deportivo del Valencia Basket afirma que el club trasladó a Oriola la opción de mejorar su contrato como taronja: «No contemplaron esa posibilidad»

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia Basket celebró ayer el primer mes de la consecución del título de Liga en pleno proceso de confección de la plantilla, con la reciente salida de Oriola y con una Fonteta que hoy, si no fallan las previsiones, colgará el cartel de lleno para los abonados. Algo inédito en la historia del club.

- ¿El lleno técnico en la Fonteta es el sentimiento de mayor orgullo?

- Es de lo que más orgullosos nos tenemos que sentir. Me parece una cosa increíble. La gente por la calle te da las gracias por haber ganado la Liga y hacerles felices, en vez de la enhorabuena. Es algo muy emocionante. La gracias es a los aficionados, por seguirnos y apoyarnos. El ambiente que hay en la Fonteta es tan bonito que tenemos que sentirnos muy orgullosos. Detrás hay trabajo de mucho tiempo. Si tuviéramos 5.000 localidades más el club tendría, yo que se, 13.000 abonados por decir una cifra. Eso va más allá de tener un título u otro.

- ¿La clave de la próxima temporada va a ser gestionar esa euforia? Porque si se cae en el pecado de comparar resultados es el camino directo al batacazo.

- Sí. Dentro del club tenemos muy asumido lo que hay y vosotros (los periodistas) que sois los transmisores de la información y de la opinión lo sepáis hacer también. Sabemos que nos espera una temporada complicada, de máxima exigencia, que vamos a jugar contra los mejores equipos de Europa y que el equipo estará preparado para competir. Después, los resultados son como son y dependen de pequeños factores. Eso hay que saberlo gestionar.

- ¿Cómo están siendo las primeras semanas de trabajo con Txus Vidorreta?

- Desde que se comunicó su fichaje la comunicación es continua, ha estado unos días en Valencia con actividades de clinics y conferencias. El inicio está siendo como tienen que ser siempre estas cosas, con mucho diálogo, debate y análisis. Tanto con él como con el cuerpo técnico.

- ¿Pegunta mucho por el modelo de club para tener la mayor información posible?

- Ya la tiene. Txus es una persona que sabe donde ha venido. Su integración ha sido muy rápida y no hay nada que le haya sorprendido. Me parece que está contento con lo que ha visto y con la manera de trabajar que tenemos.

- ¿La complejidad de mercado es mayor para un Valencia Basket de Euroliga con presupuesto limitado que en la Eurocup?

- No, sin duda que es más complicado fichar para un equipo de Eurocup. Otra cosa es el momento en el que ahora mismo estamos. Si ahora mismo es complicado para un equipo de Euroliga fichar a un determinado tipo de jugador imagina lo que debe ser para uno de Eurocup. En ese sentido sabemos lo que tenemos y no nos vamos a salir de ello, pero no tengo duda de que vamos a tener un buen equipo.

- La idea inicial fue de ir a una plantilla larga de hasta catorce jugadores.

- No está claro. Todas las cosas pueden cambiar y lo importante es valorar sobre la marcha las posibilidades que vayan entrando. A lo mejor hay que concentrarse en una plantilla de doce más que pensar en una plantilla larga y dispersar los esfuerzos.

- ¿Ese cambio ha venido dado por el esfuerzo de las renovaciones de Dubljevic y Diot?

- No, porque eran piezas angulares para seguir con el equipo. Son dos jugadores que si los pones en el mercado el número de equipos que querrían contratarles sería ilimitado. Es evidente que lo más importante ahora mismo es los jugadores que forman parte del Valencia Basket y que son dan una base amplia y de calidad.

- ¿Los refuerzos de calidad en el filial de la EBA pueden ayudar en ese sentido?

Es importante la posibilidad de que esos jugadores puedan ir subiendo y bajando sin que cuente como cambio pero las combinaciones que podamos tener en el juego interior son las que van a determinar el número de jugadores en la plantilla. Así de claro. Con lo del equipo de liga EBA ya contábamos. Necesitamos jugadores Sub 22 que ayudaran a entrenar a la primera plantilla y dieran un nivel. Cada jugador que fichamos ahí tiene un por qué.

- El pago del millón de euros del Barça por Oriola no le cogió por sorpresa.

- Todos teníamos muy claro lo que iba a pasar. La comunicación en este asunto la hemos tenido siempre a través de su agente. Mientras se cumplan las cláusulas de un contrato todo está bien.

- ¿Le molestaron sus palabras en Andorra previas al pago?

- No, no me molestaron.

- ¿Uno de los objetivos de L'Alqueria será conseguir que sueñen allí con jugar en el Valencia Basket?

- Seguro. Creo que estamos cerca de conseguirlo. O estamos mucho más cerca que hace dos o tres años de conseguirlo. Estamos en un club que está creciendo y no sólo a través de los éxitos del primer equipo, que son los que más transcienden, o de la construcción de una instalación maravillosa como es L'Alqueria, sino con el desarrollo de todo lo que estamos haciendo alrededor de la cantera y del primer equipo.

- Ponga algunos ejemplos.

- Tenemos más jugadores en selecciones inferiores, jóvenes que compiten bien a nivel internacional y desarrollando un programa de formación en la cantera que seguro que va a dar resultados. Seguro. Hace una semana tuvimos el campus de entrenadores, hay una formación continua, y la incorporación de Esteban Albert o Andreu Casadevall, demuestra en que sentido y dirección va el club. Eso es lo más importante, poner la base formativa. Van a salir jugadores.

- Lo digo porque la frase que más escándalo ha producido de Oriola es la lógica para un niño de Tàrrega. Ojalá dentro de poco un niño de Paterna sueñe con jugar en el Valencia Basket.

- Estoy convencido que eso que dices se va a producir, que jugadores valencianos que tengan ese deseo, se de. No hace falta ser de Valencia para desear jugar aquí. Tenemos el caso de un jugador montenegrino como Dubljevic que siempre dice que su único deseo es jugar en el Valencia Basket.A todos nos gustaría que salieran jugadores de la tierra pero también tenemos a un valenciano de Montenegro.

- ¿El Valencia Basket le ha ofrecido una mejora de contrato a Oriola y el jugador no ha querido firmarla?

- Exacto. El club en varias ocasiones se puso en contacto con sus agentes para ampliar el contrato y renegociar las condiciones y ellos no contemplaron esa posibilidad.

- ¿Romain Sato va a seguir de taronja?

Tenemos el deseo de que sea así. El jugador ya tiene encima de la mesa la propuesta de renovación.

- ¿Comunicarle a Van Rossom que no contaban con él ha sido de las decisiones más duras en su etapa en el cargo?

- Después de estar cuatro años con él hay dos partes. Es una persona extraordinaria, maravillosa. Cuanto más diga en ese sentido me quedo más corto. Luego está el nivel de jugador. Cuando ha estado físicamente bien ha sido un jugador dominante en su posición, no habían muchos jugadores mejores que él en Europa. Las lesiones le han marcado el rendimiento en las dos últimas temporadas. Ha sido una decisión dura.

- ¿El jugador que buscan para suplirle es un 'combo'?

- Sí, un dos que también pueda hacer las veces de base.

- ¿En qué momento están las operaciones sobre fichajes?

- Después de las ligas de verano en la NBA es cuando los clubes y los jugadores entablan las relaciones y se ven los contratos. En los próximos diez días es donde eso se decide a nivel interno todo eso.

- ¿Se esperaba la decisión de Sikma?

- No, pensaba que iba a ser un proceso más largo, como en un momento dado se plantea. Pero también lo entiendo, si le llega una oferta que él considera que es oportuna entiendo que no haya esperado. El club le hizo una propuesta inicial y él contraoferta pero considerábamos que en ese momento, por todos los movimientos que habían alrededor, no podíamos utilizar una plaza de extracomunitario en esos momentos porque habían posiciones donde la podíamos necesitar más.

- ¿Augustine volverá a Valencia?

- Ahora mismo no hay nada con James Augustine. No se si de aquí a una semana o diez días lo hay pero ahora mismo no hay nada. Es un jugador que está en el mercado, que conozco bien y que le gustaría venir.

- La apuesta por Ponsarnau, con un contrato de tres años, es muy clara.

- Es un excelente entrenador, lo ha demostrado esta temporada con su trabajo. Venía avalado por su labor en otros equipos pero el trabajo de todo el cuerpo técnico este año, al mando del cual estaba Pedro Martínez, fue excelente. Siempre queremos tener a los mejores que podamos tener. El año pasado tuvimos un cuerpo técnico magnífico y este año también. Jaume Ponsarnau es una pieza importante, angular.

- ¿Para un primer entrenador es una presión añadida tener a un ayudante con más años de contrato?

- No. Es un tema que está muy claro que no es así. Txus está muy tranquilo con eso. Lo más importante para un primer entrenador siempre es estar rodeado de los mejores. Aparte de ser excelentes entrenadores son amigos, eso es perfecto. La relación que hay entre ambos es perfecta, no hay ningún problema en la duración del contrato de uno y de otro.

- Ahora que ha pasado un tiempo prudencial, ¿cambiaría algo de todo lo vivido en la salida de Pedro Martínez?

- No, yo no. De la actuación que tuvo el club y cómo sucedieron las cosas no cambiaría nada, porque lo que ocurrió no surgió del Valencia Basket ni de mí.

- ¿No le hubiera gustado ni siquiera que aquel día que le llama para comunicarle que desea marcharse se hubiera calmado con un amigo?

- Esa conversación se produjo hace dos meses y es un tema finiquitado. Estamos muy contentos y agradecidos con su trabajo y ahora tenemos una temporada por delante con otro entrenador. Ya no es momento de mirar atrás.

- Lo que sí que es entendible es que el vestuario haya vivido con extrañeza su salida, con el título de Liga recién conquistado.

- Sí, porque es una cosa que ha pasado alguna vez más pero evidentemente no es lo más normal y habitual. Todo el mundo sabe el desarrollo de las cosas y no hay que volver a algo que ya hemos analizado bastante tiempo atrás.

- ¿Es surrealista querer que la Eurocup no la gane un español porque si no la Euroliga es imposible para la 17-18 a día de hoy?

- Es complicado de entender que el ganador de la ACB, si no tiene Licencia A, no vaya a jugar la Euroliga si la Eurocup la gana un equipo español. En estos momentos la ACB no puede garantizar la Licencia B para la próxima temporada con ese último acuerdo de Euroliga de limitar a cuatro la presencia de equipos españoles. No es algo que condicione la planificación de la plantilla pero lo hace más difícil. La forma más fácil de trabajar sería tener una Licencia A, pero ni la tenemos ni la admitiríamos porque siempre hemos dicho que la intención es tenerla por méritos deportivos. Lo que genera ese desajuste no son los cinco españoles sino que España sea el único país con tres equipos con Licencia A.

- ¿La ACB corre peligro?

No, seguro que no. Lo que creo es que a nivel del baloncesto español tiene que aumentar el número de equipos profesionales. La ACB puede tener 16 pero la LEB tiene que ser también una competición con unos mínimos mucho más exigentes de lo que son ahora. Siempre se tira la culpa de la falta de ascensos a la ACB. Vamos a bajar la exigencia de los requisitos del 10 al 7 pero pongamos también un nivel mínimo para jugar en la LEB. No podemos echar la culpa de todo lo que pasa en el baloncesto español a la ACB. Hay que crear dos divisiones profesionales con ascensos y descensos.

- ¿Qué va a hacer el Valencia Basket cuando lleguen las ventanas FIBA con sus jugadores?

- Es un tema que necesitamos ir todos de la mano. Hay que analizarlo y todos los clubes de la ACB tenemos que ir de la mano. Hay que sentarse a hablar y dialogar y buscar una solución. Vamos a ver si la encontramos. Prefiero esperar, hay que ser prudentes en este tema.

Fotos

Vídeos