Baloncesto

El basket femenino cotiza al alza

En el partido de la primera vuelta, el Universitario se llenó con el derbi. / yolanda hernández
En el partido de la primera vuelta, el Universitario se llenó con el derbi. / yolanda hernández

El Valencia Basket luchará por el ascenso y el Claret depende de sí mismo para hacerlo

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

Entre el Valencia Basket y el Picken Claret sumaron la pasada temporada 15 victorias en la Liga Femenina 2. Este curso, a tres jornadas para finalizar la Liga Regular, tienen 36 en el zurrón. Un crecimiento espectacular, en el mejor momento. Con la petición de la Fonteta para albergar la fase de ascenso en la bandeja de entrada de la FEB, las taronja ya tienen amarrada de forma matemática la segunda plaza y las claretianas, tras su victoria del sábado ante el Magectías y la sorprendente derrota del Leganés frente al Campus Promete, se colocan cuartas en solitario con un balance de 16-7. Es decir, dependiendo de sí mismas para lograr la machada de luchar por el ascenso.

El calendario, que es caprichoso, colocó el derbi en la última jornada, el 14 de abril, en la Fonteta. Nadie podía imaginar entonces que ese partido fuera a estar marcado en rojo. Si el Picken logra su décima victoria consecutiva en Almería llegará al duelo ante el Valencia Basket con opciones de playoff, ocurra lo que ocurra en la penúltima jornada donde recibe al líder. «Para nosotras ya es un sueño estar donde estamos a estas alturas de la temporada. Clasificarnos para la fase de ascenso aún es realmente complicado por el calendario que nos queda pero lucharemos por tener opciones de meternos», sentencia su entrenador, Carles Martínez, a LAS PROVINCIAS.

En el otro lado de la balanza aparece un conjunto que, en esa última jornada, no necesitará el triunfo. Su entrenador, Rubén Burgos, quiere dejar bien claro que su equipo irá a por la victoria, como no puede ser de otro modo: «Ojalá consigan entrar en la fase de ascenso porque sería un premio, aunque en el último partido es evidente que todos vamos a competir al cien por cien». El técnico taronja asume con tranquilad el clima de euforia que está viviendo el entorno del club, tras las 16 victorias consecutivas: «La plantilla no tiene nada que ver con la de hace un año y la idea que el club propone esta temporada es diferente. El objetivo el año pasado era salvar la categoría y se consiguió. Este año partimos con una plantilla potente con el objetivo de atacar el ascenso y ser candidatos para subir a la Liga Femenina. Con esa idea hemos trabajado desde el primer día y si lo hemos conseguido es mérito de las jugadoras, de no relajarse ningún día y de hacer suyo el objetivo del club. Es un reto que compartimos todos».

Para el exjugador del Pamesa sería un sueño optar por el ascenso en la Fonteta. «Todos lo preferimos», sentencia «porque estamos muy contentos con la afición, tenemos un buen pabellón y es nuestra ciudad. Siempre es mejor jugar en casa, lo deseamos tanto las jugadoras como los entrenadores. Sería un sueño conseguir el ascenso a la Liga Femenina en la Fonteta y celebrarlo con nuestra gente. Jugar en casa nos daría un plus de confianza y de ilusión». Por su parte, Martínez prefiere mantener la calma pese a que tener a su equipo en zona de playoff a tres jornadas para finalizar la competición ya es, de por sí, una hazaña: «Nunca hemos pensado en el playoff, siempre hemos tenido claros nuestros objetivos y nos hemos encontrado este premio de tener alguna opción gracias al trabajo diario y la ambición de las jugadoras».

Para el entrenador del Claret lo más destacable de su equipo es que han subido el nivel competitivo manteniendo la filosofía: «Nuestro nivel es muy similar a otras temporadas, donde hemos apostado por una plantilla muy joven, jugadoras de cantera y algún refuerzo. Este año la dinámica de trabajo es muy buena y eso hace que compitamos cada semana contra los mejores».

Los dos clubes siguen sacando músculo en la cantera femenina, con 17 equipos y 200 jugadoras. Unos números que permiten optar a un sueño inimaginable hace unos meses, tener a los dos equipos valencianos en la lucha por el ascenso. «El derbi de la primera vuelta ya dejó claro que el nivel del basket valenciano a nivel femenino tiene un tirón brutal y la gente tiene ganas de equipos competitivos, con aspiraciones y de gente que juegue bien al baloncesto», destaca Rubén Burgos, que se deshace en elogios hacia el Picken: «La temporada del Claret tiene mucho mérito. Con los problemas que han tenido de pérdida de jugadoras, configurando la plantilla sobre la marcha y con jugadoras jóvenes rayando a muy buen nivel me parece que tiene mucho mérito que sigan con opciones matemáticas». El técnico de las claretiana destaca del rival la apuesta por el ascenso: «El Valencia Basket ha conformado una de las mejores plantillas de la competición. Es un equipo muy trabajado con un gran entrenador como Rubén Burgos». Dos equipos, dos orgullos para la ciudad.

Fotos

Vídeos