Baloncesto | Valencia Basket

Arranca el sueño de la Euroliga

Latavius Williams, Dubljevic y Doornekamp posan con el balón oficial de la Euroliga. / EFE/ Miguel Ángel Polo
Latavius Williams, Dubljevic y Doornekamp posan con el balón oficial de la Euroliga. / EFE/ Miguel Ángel Polo

El Valencia Basket abre el calendario con un viaje a Rusia para enfrentarse al Khimki. Tan sólo Abalde, Sastre y Doornekamp, junto con Vidorreta, se estrenan en una competición donde los taronja lucharán por meterse en el playoff

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia Basket arranca el viernes en Moscú su cuarta participación en la Euroliga con un partido, cosas del destino, con aroma a Eurocup. El Khimki es un viejo conocido en la batalla por el cetro de la segunda competición europea y, como su rival español, también se ganó por méritos deportivos pertenecer al menos por una temporada a la elite. Ese será el primer condicionante para la entidad de la Fonteta en su regreso a la antigua Copa de Europa, la primera para ellos con el formato de liguilla de treinta partidos. A día de hoy, conviene comenzar así los argumentos con el baloncesto continental en permanente fase inestable, el Valencia Basket no depende de sí mismo para disputar la próxima edición del torneo. Con las reglas vigentes, tendrá que esperar a que la Eurocup no la gane ningún equipo español para que vuelva a activarse la Licencia B en juego en la Liga Endesa. La Euroliga dejó claro en su asamblea de julio que no repetirán cinco equipos de un mismo país en el formato de 16, como ocurre en esta edición. A día de hoy, con asterisco.

Otra de las opciones encima de la mesa para la campaña 18-19 es la ampliación de la Euroliga a 18 equipos. Con la construcción de L'Alqueria del Basket y el proyecto de la construcción del nuevo pabellón ya en marcha, es muy complicado no pensar en el Valencia Basket como un equipo habitual en la competición. La hemeroteca recuerda que el plazo transcurrido por los taronja para disputarla ha ido disminuyendo; entre la primera y la segunda pasaron diez años, entre la segunda y la tercera cuatro y entre la tercera y la cuarta tres. Un indicativo del crecimiento del Valencia Basket, que iniciará en Rusia la aventura como flamante campeón de la ACB.

La falta de experiencia no será un peaje para el equipo de Txus Vidorreta. Sólo el técnico y tres de sus jugadores (Abalde, Sastre y Doornekamp) no saben lo que es disputar un partido en la Euroliga. San Emeterio, por ejemplo, ha disputado siete ediciones con el Baskonia y será la primera con el club con el que ha renovado hasta 2019, mientras que Pleiss cuenta con seis participaciones. Thomas, Williams, Green y Diot también tienen, al menos, dos años de experiencia en la competición y Van Rossom, Dubljevic, Vives y Rafa Martínez disputarán su segunda Euroliga con la camiseta taronja.

La gran novedad para la entidad de Juan Roig es el formato. La carga de partidos conllevará, más allá del desgaste físico, el desfile de los mejores equipos del continente por la Fonteta. Un aliciente tremendo para la afición taronja, que en una misma temporada verá pasar por las tablas del pabellón de Hermanos Maristas a todos los grandes.

Hasta la fecha, los valencianos han disputado 51 partidos en la máxima competición continental con un balance favorable de 26-25. El repunte del calendario es más evidente con ese dato global. En tres participaciones, el Valencia Basket ha disputado poco más de medio centenar de partidos mientras que en la edición que arranca para sus intereses el viernes, como mínimo jugara treinta más. Aunque cada temporada es diferente, el corte del playoff lo marcó la pasada campaña el Darussafaka con un balance de 16-14 en la octava plaza. En la Fonteta no se quiere lanzar el mensaje de forma pública, pero el objetivo que más se comenta en privado es el de luchar por entrar en los cruces. Es, por cierto, el único aliciente deportivo de la fase de grupos, puesto que aún no se ha instaurado el sistema de ascensos y descensos.

Con respecto a la pasada edición, el baloncesto ACB ha dado un baño español al roster en detrimento del turco. Galatasaray y Darussafaka desaparecen para dar entrada al Valencia Basket y al Unicaja, mientras que el Khimki sustituye al Kazan. El equipo de Vidorreta terminará la competición recibiendo al Maccabi el 6 de abril, aunque el partido más especial se disputará el 7 de diciembre en Tel Aviv. Un viaje que cerrará la herida de marzo de 2004, cuando el Pamesa no viajó a Israel.

Más

Fotos

Vídeos