La ambición de San Emeterio

San Emeterio, durante la sesión de ayer en la Fonteta. / damián torres
San Emeterio, durante la sesión de ayer en la Fonteta. / damián torres

El alero considera que en la recuperación de su recaída se ha trabajado mejor y que la prudencia de alargar una semana su vuelta ha sido acertada «Somos un equipo que no busca excusas, no vamos a renunciar a nada»

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

«Somos un equipo ambicioso, que no busca excusas. No vamos a renunciar a nada porque el año pasado no lo hicimos y este año no lo vamos a hacer». Así de ambicioso fue ayer el primer mensaje de San Emeterio tras volver de su lesión. Tras ver el espectacular arranque del Valencia Basket en la ACB y la Euroliga desde el banquillo, el cántabro completó ayer por la tarde la prueba definitiva, el entrenamiento con contacto con sus compañeros, y se subirá hoy al avión rumbo a Estambul. El 'santo' sabe que es una de las voces más respetadas del vestuario y es por ello que quiso expresar que vuelve con el listón donde lo dejó. Conviene no olvidar que su lesión original, que le ha mantenido fuera cinco semanas, llegó tras vaciarse en la final de la Supercopa en Las Palmas y acercar a los taronja al título: «De momento lo que hemos tenido lo hemos ganado y ahora hay que seguir ahí arriba y seguir trabajando para llegar a esos meses en los que se juega todo en las mejores condiciones». Rotundo.

También fue muy claro a la hora de valorar su recuperación, mandando el mensaje de que el riesgo que se asumió antes de viajar a Tenerife, el 8 de octubre, tuvo su incidencia en la recaída: «Hemos esperado más tiempo para que la cicatriz sea mejor y esperamos que vaya todo bien. Las sensaciones son positivas lo que pasa es que la otra vez tampoco tenía dolor hasta el segundo entrenamiento que, sin avisar, me volvió a pinchar. Creo que esta vez lo hemos llevado con más calma, hemos trabajado mejor con la recuperación. Por eso espero que la prudencia nos de premio».

El primer reto tras su regreso es de los más complicados, intentar ganar en Estambul: «Vamos a Fenerbahce sin presión, sabiendo que es el actual campeón. Es uno de los campos que todo el mundo señala como bonitos de jugar allí y vamos a ir a disfrutar e intentar hacer nuestro juego allí. Si lo hacemos seguro que tenemos alguna opción de ganar». El internacional reconoció que una de las claves para haber mantenido la calma en esta segunda recuperación de su rotura en el bíceps femonal, que le ha mantenido entre los dos tramos más de un mes fuera de las pistas, ha sido el rendimiento del equipo, que ha acumulado un 8-2 de balance desde que concluyó la Supercopa: «El jugador lesionado primero lo disfruta, aunque a veces sufriendo, pero lo disfruta desde casa. Y luego le da miedo volver. Dices no quiero tocar nada, que se quede todo como está. Pero bueno, tal como estamos sí que es importante sumar una rotación más. No hay que olvidar que queda mucha tela que cortar. Todo lo que sea poder ayudar y restar minutos a gente que está sumando muchos pues siempre es positivo».

Ese último mensaje no era un 'hablar por hablar'. Abalde y Dubljevic, dos de los jugadores más cargados de minutos en el tramo de cinco partidos en diez días, no se entrenaron ayer en el regreso al trabajo de los taronja. Sí que lo harán hoy por la tarde en el Ulker Arena, el escenario del partido ante el Fenerbahce.

Más

Fotos

Vídeos