A acabar con el gafe europeo

Erick Green charla con Josep Puerto durante un entrenamiento del Valencia Basket en la Fonteta. / irene marsilla
Erick Green charla con Josep Puerto durante un entrenamiento del Valencia Basket en la Fonteta. / irene marsilla

El Valencia Basket busca su primera victoria fuera de España de la temporada

JUAN CARLOS VILLENA

atenas. Lo mejor que le puede pasar a un equipo que se ha pegado un batacazo es que el calendario le ponga delante una prueba de altísimo nivel. El Valencia Basket lleva desde el viernes lamiéndose las heridas de la dura derrota en la Copa del Rey frente al Iberostar, donde el nivel de autocrítica en público ha sido máximo tanto por parte del entrenador, que calificó ayer de «truño» y «mierda» el partido ante el Iberostar, como del capitán, Rafa Martínez, que reconoció en este periódico que el Tenerife «les pasó por encima» y que se olvidaron del juego colectivo para intentar resolver cada uno por su cuenta. Con un análisis tan rotundo es más fácil salir del agujero, puesto que no se ha puesto sobre la balanza ninguna excusa.

La expedición taronja se subió ayer al avión con destino a Atenas con la misma plantilla disponible que en la Copa del Rey pero con Sergi García habiendo acumulado, al fin, una buena semana de entrenamientos. La previsión con el balear es que hoy sí que sea una rotación válida para el partido ante el Olympiacos, donde Abalde volverá a ser la otra referencia en el puesto de base. El Valencia Basket tratará de alargar su buena dinámica en la Euroliga, cinco victorias en sus últimos ocho partidos, pero para ello tendrá que tumbar su gafe europeo. Los taronja tienen cuatro oportunidades para no terminar con el casillero de victorias fuera de territorio español a cero en una temporada. Hasta el momento, han perdido los siete partidos disputados fuera de España. Las únicas dos victorias como visitantes en el torneo las consiguieron en Vitoria y Málaga. El Pabellón de La Paz y la Amistad, conocido popularmente como 'el de las dos mentiras', no será un lugar sencillo para hacerlo.

El Olympiacos acumula un 9-1 esta temporada en la Euroliga ante su público y el último precedente fue un 95-70 al Fenerbahce. Un reto imponente para un Valencia Basket que ha perdido sus dos encuentros disputados en el majestuoso recinto de El Pireo, aunque sí que sabe lo que es ganar un partido en Atenas al Olympiacos, en noviembre de 2003, en un encuentro disputado en Koridalos por las obras para la disputa de los Juegos del 2004.

Green se enfrenta al que fuera su equipo con un 72,2% en los triples en los últimos cuatro partidos

Todos los ojos estarán puestos en Green, que ayer no paró de hacerse fotos en la propia pista de aterrizaje con fans de Olympiacos. El californiano se enfrenta al equipo con el que llegó a la final de la pasada Euroliga y del que salió buscando encontrar luz lejos de la sombra de Spanoulis. Lo hace en un buen momento de forma tras superar su lesión. El escolta es el cuarto máximo anotador, con una media de 16 puntos, y en los últimos cuatro partidos ha subido su acierto en los triples hasta un 72,2%, con 13 de 18. Una metralleta para tumbar a la mejor defensa del torneo.

El Olympiacos llega a la cita en el segundo puesto de la tabla, con un balance de 15-7, tras enlazar dos victorias de postín ante el Fenerbahce y en la pista del Real Madrid. Con respecto al partido de la primera vuelta, que ganaron los griegos en la Fonteta 64-72, la única baja para Sfairopoulos es la de Agravanis, pero recupera a su estrella, Spanoulis. El griego promedia desde su vuelta 10,8 puntos por partido y es junto a Printezis y Strelnieks el jugador más en forma del conjunto heleno. La delicada situación del Valencia Basket en el puesto de base remarca el peligro del letón, el jugador con un mejor ratio entre asistencias y pérdidas.

Fotos

Vídeos