Las Provincias

baloncesto | valencia basket

Valencia Basket | La Fonteta espanta la maldición del Barça

fotogalería

Antoine Diot disputa el balón con Víctor Claver / EFE

  • El Valencia Basket tumba al conjunto catalán en casa por primera vez en un partido de playoff y se acerca a las semifinales de la ACB

Los pitos se transformaron en aplausos. La música de viento tiene muchas tonalidades, pero la sintonía de la felicidad en el mundo del deporte es mucho más estimulante que la de los nervios y la crispación. El Valencia Basket cerró ayer en la Fonteta una pequeña herida, la que dejó el clima enrarecido del final de la temporada regular tras perder frente al UCAM, y viajará a Barcelona con el 1-0 en la serie de cuartos de final, tras tumbar al conjunto catalán sin darle ninguna opción en el primer partido de la ronda inaugural del playoff. Algo que no asegura nada, porque nadie pasa a semifinales hasta que sube el dos a su casillero, pero que libera un poco la tensión de cara al partido del Palau.

Ahora la presión es para el Barça, que se irá de vacaciones en caso de no ganarlo. El equipo de Pedro Martínez se ganó el derecho de tener dos bolas de partido. La hemeroteca no adjunta los archivos de las plantillas. Es una estadística sin sentimientos, para lo bueno y para lo malo, que recuerda los resultados. El Barcelona siempre ha sido la bestia negra del Valencia Basket en el playoff, siendo una pesadilla en la Fonteta. El 24 de junio de 2003, en el tercer encuentro de la histórica final de la ACB entre el Pamesa de Olmos y el Barça de Pesic, el conjunto catalán levantó el trofeo de campeón al ganar 74-82. Abrió entonces una racha que no se cerró hasta ayer, puesto que repitió la victoria en las seis siguientes ocasiones en las que visitó el recinto de Hermanos Maristas. El 0-7 se cerró casi 14 años después y el Valencia Basket consiguió la primera victoria de su historia frente al conjunto catalán en casa en un partido de playoff. Ahora, intentará continuar la que tiene abierta en el Palau, donde ha ganado los dos últimos partidos de series por el título que ha jugado, para sellar el pase a semifinales.

Esa misma hemeroteca advierte del peligro de la relajación. Bien sabe el conjunto valenciano que ganar de paliza el primer partido de una seria al mejor de tres no vale para nada más que para apuntarse el 1-0. En los cuartos de final de 2013 pasó por encima del CAI Zaragoza de Van Rossom y Aguilar por 80-42 y acabó perdiendo la eliminatoria tras caer en los dos siguientes. Un precedente para tener en cuenta. La mejor forma de no despertar a un rival herido es no darle una segunda oportunidad. El peligro es aún mayor para los clubes históricos en horas muy bajas, como le sucede al conjunto de Bartzokas.

El Valencia Basket jugó un partido sin fisuras, con una concentración en los cuarenta minutos que recordó a los mejores momentos de la temporada. Sin pensar en la motivación del rival, ni en su momento de zozobra. El rival no importa si se juega como se sabe. El paso al frente de Sastre, la ambición de Dubljevic que se emocionó al mostrar su trofeo como integrante del mejor quinteto, los puntos de Rafa Martínez, que ayer superó a Sibilio como décimo máximo triplista de la historia de la ACB con 694, el control de San Emeterio y los destellos de Sikma y Diot fueron suficientes para tumbar a un rival que sigue sin encontrar su alma entre tanta lesión.

La mejor forma de espantar los miedos es no reservarse nada en la salida. Dejar a un lado las dudas y que las piernas sientan en cada defensa la confianza en el trabajo. El reloj atrás del Valencia Basket funcionó a la perfección en el inicio del primer cuarto y cuando enfrente tienes a un equipo que sigue siendo una sombra de lo que fue, el Barça de Bartzokas es indolente, la sensación de púgil mareado es inminente. Mientras Claver, que otra vez fue silbado, le pedía explicaciones a Rice tras una pérdida del balón y el técnico griego le hacía aspavientos a Tomic, el marcador reflejaba un 10-2 tras un triple de Rafa Martínez. Con la grada metida en el encuentro, sin rastro de la pitada al tercero de la regular, llegó la jugada que cambió el signo del primer cuarto. Oleson aterrizó con la cabeza en el parquet tras un intento de canasta ante Dubljevic. Un momento siempre de nervios pero que, afortunadamente, se quedó en un susto.

La acción le cortó el ritmo al conjunto valenciano y la entrada de Koponen por el escolta de Alaska le dio un aire nuevo al Barça. Rice se liberó y el conjunto catalán logró empatar el marcador para que diera inicio el segundo cuarto (15-15), aunque las caras en los jugadores locales no era de dejar escapar la ocasión de volver a zarandear a su rival. Una salida explosiva de Oriola, que levantó a todos los presentes con una canasta más adicional sobre Vezenkov que recordó al Felipe Reyes de sus primeros años, despertó a un equipo que enlazó unos minutos frenéticos para poner la máxima renta, con dos triples consecutivos de Diot (28-17). Perperoglou rescató al Barça del batacazo peor Sikma anotó la canasta más importante de la primera parte. Con 31-26, y el base francés pidiendo el cambio por falta de oxígeno, la anotación del americano marchándose de Claver permitió parar el partido con un tiempo muerto de Bartzokas a falta de dos minutos para el descanso y 33-26. Los valencianos recuperaron la calma para dar otro estirón, cerrado con un triple en el último segundo de Sikma, para encarar los vestuarios con la máxima renta (41-26). Pedro Martínez volvió a levantar los puños, como en las buenas tardes.

El único peligro del encuentro a esas alturas de la tarde es que el Barça creyera en algún momento que tenía opciones. El Valencia Basket se lo quitó de la cabeza en el arranque del tercer cuarto, que comenzó con un robo y canasta de Rafa Martínez (43-26) y que terminó con un parcial que llevó a la rotura definitiva del encuentro (63-37 tras canasta de San Emeterio). Bartzokas ondeó la bandera blanca y sentó a sus estrellas. El último cuarto tan sólo sirvió para la vuelta a las pistas de Kravtsov, que no disputaba un encuentro desde el 28 de febrero. El Palau espera la bola de eliminatoria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate