Las Provincias

fotogalería

Romain Sato captura de forma contundente un rebote. / acbphoto/ j. Alberch

Manresa - Valencia Basket: El líder ha vuelto

  • El Valencia Basket nunca había sido primero de la ACB tras la jornada 28

  • Mike Tobey debuta con la camiseta taronja con 6 puntos y 8 rebotes en un partido que los valencianos resuelven la victoria por la vía rápida

El Valencia Basket nunca había salido líder de la ACB tras la jornada 28, a seis para que termine la temporada regular. Hasta en cinco ocasiones había conseguido llegar a estas alturas del calendario como segundo, la última la pasada temporada, pero nunca había afrontado el tramo final antes del playoff en esa situación de privilegio. Tras una de las semanas más duras de la historia taronja, afrontar el reto de la Liga Endesa donde hay una plaza para la próxima Euroliga en juego desde lo más alto de la tabla debe servir como máxima motivación para los valencianos. El líder de la ACB, aunque tiene las mismas victorias que el Real Madrid le queda el partido pendiente de Bilbao del miércoles aplazado por la final de la Eurocup, finiquitó la victoria por la vía rápida, la 600 en su periplo por la ACB, desde que comenzara con un triunfo frente al Caja Guipúzcoa en el arranque de la temporada 88-89 (por 108-85) su camino por la máxima categoría del baloncesto español.

No era el mejor día para complicarse la vida, ni dejar que los nervios atenazaran en un último cuarto igualado. Con una sobria puesta en escena, los ánimos tampoco estaban para estridencias, encarrilaron el triunfo sin dar opciones a un ICL Manresa que apura sus opciones para seguir creyendo en el milagro deportivo de la permanencia. El conjunto taronja rompió la primera parte, y por ende el partido, con la entrada de su segunda unidad, cuya calidad no pudo parar en ningún momento el equipo de Ibon Navarro. Con Dubljevic o Rafa Martínez fuera del quinteto inicial para curar las heridas de la carga de minutos, su entrada en pista junto a Vives, Thomas y Sato propició un parcial de 6-27 que llevó el partido desde el 11-8 inicial tras un triple de Machado a la máxima renta antes del descanso. El 17-35, tras canasta de Sato, fue el símbolo de un triunfo que ya no correría peligro. La segunda unidad manresana, con Costa, Belemene o Cakarun, no pudo frenar el nivel de juego que el Valencia Basket puso en pista.

Los taronja saltaron al tercer cuarto dispuestos a solventar el partido y Pedro Martínez no quiso dejar ningún resquicio a la sorpresa. Cuando el ICL Manresa intentó meterse en el mismo, con un parcial de 13-5 (47-58) paró el encuentro. Su equipo contestó con otro parcial de 0-8 (47-64) que se fue estirando hasta llegar al final de un tercer cuarto que significó, aunque había que disputar por motivos obvios el cuarto, el desenlace real del partido (50-74).

Mike Tobey debutó con la camiseta del Valencia Basket, completando 14 minutos y 11 segundos en pista como tercer relevo en la posición de cinco. El americano entró el partido al inicio del segundo cuarto (12-24) y aunque en el primer relevo evidenció que aún tiene que ajustar muchas cosas con sus compañeros, demostró un buen nivel. Sato, la veteranía es un grado, le buscó para que cogiera confianza con su primera canasta, que llegó con un mate. Vives le buscó de forma constante en los bloqueos y la gran esperanza con Tobey es que fue de menos a más en sus apariciones en pista. Sus minutos en la segunda parte fueron más sólidos, terminando con 6 puntos y 8 rebotes. Pedro Martínez volvió a recordar tras el encuentro el rol con el que el americano ha llegado al equipo: «Nos ha ayudado a mantener una buena dinámica. Estamos satisfechos con él. No esperemos que marque diferencias sino que nos va ayudar a ser un equipo más largo. Queremos que cuando juegue lo haga con el espíritu de hoy (por ayer) y esperemos que cada vez esté mejor».

Si para algo tiene que servir la balsámica victoria en Manresa es para recuperar la confianza, esa que quedó lastrada por el infame último cuarto del tercer partido de la final ante Unicaja. La falta de acierto fue la que propició el demoledor parcial de 0-18 para los malagueños que alejó el título de la Fonteta. Ayer, en el Congost, las muñecas volvieron a estar más sueltas. El 13 de 26 en triples tampoco puede repetirse en todos los partidos pero es una muestra más real de la calidad de los tiradores del Valencia Basket.

La vuelta de Antoine Diot debe ser otra de las claves en el intento de los valencianos de luchar por el liderato al final de la Liga Regular. El francés demostró que llega con muchas ganas tras estar más de un mes parado. Saludó al partido con un triple y lo acabó con 11 puntos y 6 asistencias. Una aportación que puede ser el inicio del bálsamo para Van Rossom en las próximas semanas. El belga ha pagado el exceso de minutos en las rondas de la Eurocup y ahora necesita volver a coger fuerzas. El plan con el base es que vuelva a su mejor tono cuando comiencen las eliminatorias por el título. Donde se pondrá en juego la plaza para la Euroliga. El reto.

Mientras todas estas claves se ponían en juego en el último cuarto... el partido dejó de existir. El Valencia Basket llegó a una máxima renta de 32 (53-85) dando la sensación de jugar con la tercera marcha puesta. La exigente semana de dos partidos que le viene por delante, en Bilbao y frente al Barcelona, tiene que marcar el camino de la recuperación anímica. De un golpe se vuelve poco a poco. Sin agobios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate