Las Provincias

El Nou Congost ovaciona a Rafa Martínez con aroma a despedida

Rafa Martínez devuelve con aplausos la ovación del Nou Congost. :: acbphoto/ j. alberch
Rafa Martínez devuelve con aplausos la ovación del Nou Congost. :: acbphoto/ j. alberch
  • El público de Manresa tributa al de Santpedor un homenaje sabedor de que la próxima temporada pueden no estar en la liga ACB

Que Rafa Martínez reciba en cada visita del Valencia Basket a Manresa el cariño de la que fue no sólo su afición sino su casa, Santpedor está a diez kilómetros del Nou Congost, no es noticia a estas alturas de la película. Pero el nivel de decibelios de todo lo ocurrido ayer en el pabellón sí que lo es. Fue diferente. Con el capitán taronja siempre existe la duda para el aficionado del Manresa de si es la última ocasión en la que rendirá visita con una camiseta rival. En esta ocasión el aroma de despedida era más sincero... puesto que la gran duda a día de hoy es si el conjunto catalán estará la próxima temporada en la ACB. Con la permanencia deportiva cada vez más complicada y la 'amenaza' de los ascensos más real que nunca, con la más que posible supresión del canon de ascenso a los equipos de la LEB, nadie puede apostar a que la imagen se pueda volver a repetir a corto plazo.

La afición no quiso dejar pasar la oportunidad para que Rafa Martínez sintiera una de las ovaciones más sentidas de todas las que ha tenido en sus visitas con la camiseta del Valencia Basket. Comenzó con los aplausos a alguno de sus triples, completó uno de sus mejores partidos con el conjunto valenciano en el Congost con 18 puntos, y llegó a su punto más emotivo cuando Pedro Martínez le sentó con 55-85 en el marcador. La afición del ICL Manresa se puso en pie para despedir al escolta, mientras la grada de animación recordaba la estrofa del cántico que le tributaban cuando defendía la camiseta roja y blanca. «¡Rafa Martínez es el nostre capità!» entonaban los aficionados mientras el jugador, visiblemente emocionado, correspondía con aplausos. Nadie sabe si la de ayer fue la última vez que pisó ese parquet en un partido de la Liga Endesa. Por si acaso, esa postal ya forma parte de su memoria.