Las Provincias

 Alegría desbordada. La plantilla taronja celebró en el vestuario del Congost el récord. :: j. stefansson
Alegría desbordada. La plantilla taronja celebró en el vestuario del Congost el récord. :: j. stefansson

El Congost vivió el final del récord de Miki Vukovic

  • La fuerza del grupo que destacó ese día Pedro Martínez sigue siendo el mejor activo

  • El Valencia Basket consiguió en Manresa batir su mejor arranque

valencia. La última visita del Valencia Basket al Nou Congost siempre será recordada como la del día en el que el conjunto taronja batió el mejor arranque de temporada de su historia. El triunfo permitió al equipo de Pedro Martínez poner un balance de 21-0 inédito hasta ese momento que llegó hasta un 28-0. Aunque poco tiempo después de demostró, en los dos zarpazos en la Copa del Rey y la Eurocup, que el registro no aseguraba nada, no es menos cierto que fue el símbolo de la fuerza del grupo. Un valor que, por cierto, aunque se pierdan las finales sigue estando vigente. Conviene no caer en el resultadismo y respetar el trabajo de los profesionales.

La foto que colgó Stefansson en su cuenta de Twitter, y que ilustra esta información, se convirtió en la postal de aquella gesta. Curiosamente, es la última foto que todavía puede apreciarse en la cuenta de la red social del islandés. Uno de los jugadores más queridos de aquel equipo. Siete jugadores que disputaron aquel encuentro volverán a pistar hoy el Congost. A buen seguro que cuando entren de nuevo al vestuario visitante volverán a escuchar aquellas risas y los cánticos de esa mañana mágica liderados por Bojan Dubljevic y Vladimir Lucic.

Pedro Martínez logró batir una marca interna de la entidad que tenía Miki Vukovic desde el año 2000. El catalán no dudó en recordar la figura del técnico balcánico pocos minutos después de lograr el registro: «Le tengo mucho respeto como entrenador. Ojalá pudiera hacer yo lo que Vukovic ha hecho por Valencia Basket porque probablemente el récord de victorias es lo menos importante de lo que hizo por el club. Es un entrenador que está a otro nivel del que estoy yo. No soy partidario de los halagos individuales, estoy pendiente del grupo. Ojalá hagamos un buen año y acabemos satisfechos». La perspectiva que da el tiempo permite constatar que por dos ocasiones, la del miércoles ante el Unicaja y la de la final de la Copa de Vitoria, el técnico ha podido igualar el verdadero hito de Vukovic en el Pamesa, el llevar un título a las vitrinas. La ACB le dará otra oportunidad.

La victoria del Valencia Basket se fraguó en un gran inicio, con un 0-7, aunque Dejan Musli (el gran ausente en la final de la Eurocup) se empeñó en dar emoción al partido. En la segunda parte, con Hamilton, Diot y Dubljevic al mando, los taronja pudieron poner el 21 de 21 en su balance a pocos días de las fiestas navideñas. La última reflexión de Pedro Martínez aquel día a LAS PROVINCIAS aún sigue vigente: «Tenemos un grupo excelente, con magníficos profesionales y buena gente. Esto ayuda a que todo el mundo, empuje en la misma dirección». La fuerza de la manada, que ha demostrado que siempre se levanta de los golpes. Hoy tratará de volver a hacerlo.