Las Provincias

Bertomeu consuela a Juan Roig a la salida de la Fonteta

La noche del miércoles fue una de las más largas en la historia del Valencia Basket y dio para muchas imágenes que ilustran lo importante que es mantener la unidad en la derrota. El propietario del club, Juan Roig, quiso mostrar su apoyo al equipo hasta el último momento, cuando las luces de la pista ya comenzaron a apagarse. En su visita al vestuario, instó a los jugadores y a sus empleados de rango a no bajar los brazos en la ACB y a ganar el partido del domingo en Manresa, puesto que ahora el objetivo del club no es otro que centrarse en la Liga Endesa.

El máximo accionista abandonó la Fonteta a las once y cuarto de la noche y coincidió con la salida por la zona de invitados de Jordi Bertomeu. El director general de la Euroliga, que dio un paso a un lado durante toda la serie final consciente de la rivalidad existente entre el Valencia Basket y el Unicaja precisamente por el modelo de las licencias, no dudó en consolar a Juan Roig. Testigos del encuentro aseguraron a esta redacción que el tono del saludo fue cordial y que derivó en una conversación de varios minutos. Cualquier momento es bueno para intercambiar opiniones ya que el propio Bertomeu nunca ha escondido que ha tenido varias reuniones con el empresario. Su encuentro en el exterior de la Fonteta ha sido el último, el siguiente se producirá si el club valenciano logra conseguir por méritos deportivos algo que no gusta a la máxima competición, tener a cinco equipos españoles en la Euroliga. Tras la conversación con Bertomeu apareció Rafa Martínez, que se fundió en un abrazo con el propio Roig. El capitán taronja le expresó el deseo de la plantilla de levantarse del golpe.