Tobey pasará hoy las pruebas médicas y tiene en Sikma el espejo en el que mirarse

Mike Tobey, a su llegada a Manises ayer por la mañana. :: vbc
Mike Tobey, a su llegada a Manises ayer por la mañana. :: vbc
  • El pívot espera adaptarse rápido a su nuevo equipo: «He venido para ayudar. Colaboraré de cualquier manera para ganar partidos»

Mike Tobey (Monroe, 1994) aterrizó ayer en Manises a las doce menos cuarto en un vuelo procedente de Lisboa. No le dio tiempo de disfrutar de la mascletà y tan sólo sus 213 centímetros le delataron con respecto al resto del pasaje, en una gran mayoría compuesto por personas que querían disfrutar del día grande de las Fallas. Siempre que un jugador llega a mitad de temporada a un equipo, y más si es la primera vez que sale de su país para jugar a baloncesto de forma profesional, la primera información que recibe antes de conocer a sus compañeros (más teniendo en cuenta que eso no ocurrirá hasta hoy) es sobre el estilo de vida de la ciudad de destino. Si llega a unas horas de producirse la cremà, más aún.

Tobey llegó sin referencias de la fiesta de las fallas pero asumió en el traslado al Hotel Tryp Oceanic, su residencia en los primeros días en Valencia, lo que iba a ocurrir anoche. El club quiso trasladarle todos los detalles para que no le asustara el momento en el que notara en el aire un intenso olor a quemado y llamas por muchas de las esquinas de la ciudad. A buen seguro que el pívot aprovechó para mandar alguna foto a casa antes de descansar. Hoy le espera una jornada intensa. A la diez menos cuarto pasará el reconocimiento médico y una hora después el médico. Si todo sale correcto, ni tiene que haber ningún problema porque viene de competir en la Liga de Desarrollo de la NBA, firmará su contrato con el Valencia Basket hasta final de temporada.

Tobey reconoció nada pisar suelo español, en declaraciones ofrecidas por la entidad taronja, que le costó muy poco tiempo decidirse sobre la propuesta para jugar en la Liga Endesa: «Sólo he escuchado cosas buenas tanto de la ciudad como del equipo. Todo el mundo me ha dicho que vengo a un club increíble y estoy muy feliz de tener la oportunidad de jugar aquí». Es más, el jugador de Nueva York se mostró «extremadamente emocionado» de poder comenzar su carrera profesional fuera de Estados Unidos en España. «He oído hablar mucho sobre este campeonato, se habla bastante del baloncesto europeo en los Estados Unidos. Estoy realmente encantado de estar aquí», confesó. A buen seguro que Luke Sikma será su mejor consejero en el Valencia Basket, puesto que el de Bellevue tomó la misma decisión que Tobey a su misma edad para hacer las maletas y marcharse a La Palma.

Si no hay ningún contratiempo, el pívot será inscrito para poder disputar la próxima jornada de la Liga Endesa, la que enfrentará a los valencianos frente a Unicaja en la Fonteta el sábado 25 de marzo. Un partido que, por cierto, será el aperitivo de la final de la Eurocup que dará comienzo tres días después si los hombres de Pedro Martínez logran tumbar al Hapoel Jerusalén.

El nuevo fichaje taronja viene rodado, disputó su último partido en hace una semana, y reconoció que la clave para poder aportar a los esquemas del técnico es tener un proceso de adaptación rápido: «Estoy aquí para ayudar al equipo en lo que necesiten de mí, así que tengo la esperanza de poder adaptarme rápido y ayudar de cualquier manera en la que pueda colaborar para ayudar a ganar». El Valencia Basket no escondió que trató de fichar a un pívot con experiencia en la ACB (Nogueira y Tavares era los preferidos) pero esas opciones fueron imposibles por negativa de sus clubes de procedencia.