Las Provincias

El conflicto de Libia dificulta la ruta para volar hasta Tenerife

  • El Valencia Basket presenta una queja a la Euroliga por el empleo de bocinas con batería detrás del banquillo de Pedro Martínez

La expedición del Valencia Basket tenía prevista su llegada a Tenerife sobre las dos de esta madrugada. Un adelanto en el descanso con respecto a lo ocurrido en el reciente viaje a Moscú, donde el día previo al partido en Vitoria lo pasó el equipo de aeropuerto en aeropuerto. La decisión de invertir en un vuelo privado tenía su justificación. De no haberlo hecho, las únicas combinaciones para llegar hoy a La Laguna, por la noche, obligaban a hacer ayer una pernoctación previa en Munich o París. La única curiosidad del viaje de regreso es que el comandante tuvo que cambiar la ruta de navegación, para no sobrevolar el espacio aéreo libio, una medida de seguridad para todo avión que haya despegado de Israel. El Valencia Basket invirtió sobre una hora para rodear Libia por el Mediterráneo, pasando por las islas griegas y entrando por el sur de Malta hacia Túnez para atravesar Argelia y Marruecos para tomar rumbo a Tenerife.

Antes de emprender el rumbo de regreso, el club presentó una queja formal a la Euroliga por una anomalía molesta que tuvo que sufrir el banquillo de Pedro Martínez. Lo hizo a través del comisario, al que hicieron constar la utilización de bocinas industriales, conectadas a baterías. Algo que está prohibido por la normativa de seguridad. El presidente, Vicente Solá, expresó el malestar del club en el micrófono de Gestiona Radio Valencia: «Hemos contado hasta cinco bocinas con gas y el entrenador tenía que salir en la pista en los tiempos muertos para que le escucharan sus jugadores. Es increíble que en la Eurocup se permitan estas cosas, que suenan a otros tiempos. En mi vida me había pasado algo así en un partido de este nivel». Pedro Martínez optó por mandar un mensaje a la afición de la Fonteta que, sin el empleo de artefactos ilegales, deben convertir el tercer partido en una caldera: «Los aficionados de detrás eran un poco desagradables con esas bocinan con batería de camión pero el ambiente ha sido fantástico. Han apretado de maravilla y han influido en el partido para su equipo de forma positiva. Ojalá nuestra afición devuelva la moneda el miércoles y creemos ese ambiente». Un mensaje claro.

En la previa del partido, Chechu Mulero valoró en ese mismo micrófono el fichaje de Mike Tobey, que llegará a Valencia el domingo, para la ACB: «Es un jugador joven, inexperto, pero que hemos creído que era la mejor posibilidad que ofrecía el mercado. Tiene buena mano, rápido e inteligente. No domina el poste bajo pero va ser una buena ayuda».