Las Provincias

Premio al mejor guion

Premio al mejor guion
/ EFE
  • Victoria del Valencia Basket con el mínimo desgaste antes de la batalla ante el Hapoel

El guión perfecto. Victoria taronja con el mínimo desgaste, con el máximo respeto para un rival de nivel ACB como el Fuenlabrada. Con la batalla física que le espera al Valencia Basket desde el martes con el Hapoel Jerusalén, y con una rotación de nueve frente a los madrileños puesto que Vives no se vistió (la previsión es que llegue al martes), el partido que le interesaba a los valencianos era una victoria plácida con buenos porcentajes. Meter muchos puntos desgasta menos que ataques largos. También eso lo bordaron los hombres de Pedro Martínez. El último eslabón del guión perfecto antes de una semana de desgaste es que las piezas más codiciadas descansen. También se consiguió con Van Rossom, que en el último cuarto ya no apareció en los últimos minutos. La perfección hubiera llegado sin el maquillaje final del equipo de Cuspinera. Tras el 94-68, el parcial final fue de 7-18. Teniendo en cuenta que el average general con el Baskonia puede ser muy importante a final de temporada, esa renta cercana a los treinta hubiera sido brillante. Eso sí, es quejarse por quejarse.

La serie frente al Hapoel está marcada por las bajas aseguradas de Diot y Kravtsov pero también es justo ponderar el trabajo de los jugadores que llegan a la cita en su mejor estado de forma. El de Van Rossom es, sencillamente, un escándalo. El belga, si sus compañeros estuvieran sanos, sería a día de hoy el base titular del equipo puesto que está de dulce. Dirigiendo, defendiendo y anotando. En unos días en los que la botella física se está viendo medio vacía, bueno es ponderar la plenitud del resto de jugadores. En una plantilla diseñada para que los doce sumen, lo importante para tumbar al Hapoel será confiar en los soldados que tengan más gasolina. Van Rossom es uno, Dubljevic otro.

Dubljevic dominó a su antojo la primera parte. El montenegrino, tras un bajón anímico tras la final de la Copa del Rey, volvió a recuperar sensaciones en el partido decisivo ante el Khimki en la Eurocup y ayer demostró que lo quiere perpetuar hasta final de temporada. Su mejor versión es de Euroliga puesto que es uno de los interiores con más fundamentos que juegan en el viejo continente. Sus 24 puntos de valoración al descanso (15 puntos, 5 rebotes, 2 tapones y 2 asistencias) no dejaron lugar a dudas. Cuando el Valencia Basket cerró su aro (Fuenlabrada atrapó cinco rebotes ofensivos en el primer cuarto y dos en el segundo) llegó la máxima renta, 48-33 tras canasta de San Emeterio. El control del rebote y la mejor respuesta del cántabro y Rafa Martínez como relevos de Van Rossom en el puesto de base certificaron el 48-35 al descanso.

En el ecuador del primer cuarto, el capitán ya se había puesto por primera vez con los mandos de la nave. Los taronja tuvieron una buena puesta en escena, culminada con un mate de Sastre (16-9) aunque el Fuenlabrada respondió de la mano de Cruz para maquillar una renta valenciana que llegó a los nueve y bajó a los cuatro antes del inicio del segundo acto (20-16).

El partido se rompió cuando, curiosamente, los madrileños se acercaron más. Tras el 28-25 que puso Rupnik, el parcial comenzó siendo un 10-2 (37-27) pero siguió creciendo en el tercer cuarto. Los partidos no se miden tan sólo mirando los parciales de los cuatro periodos sino que los parciales son abiertos. El que certificó la victoria local llegó hasta un 43-20, culminado con un triple de Rafa Martínez que subió el 71-45 a falta de trece minutos para el final del partido. El Fuenlabrada, con el cabreo de Cuspinera que minutos después dejó patente en la sala de prensa, había entregado la cuchara. El guión perfecto.

La dinámica anotadora continuó de la mano de Sato. El alero, el que menos desgaste tuvo de la batería exterior en la batalla frente al Khimki, se desató con un 6 de 7 en triples que le llevó a igualar su mejor anotación con la camiseta taronja. El africano no metía tantos puntos en la ACBdesde hace más de dos años, concretamente el 24 de enero de 2015 cuando encestó esos mismos 20 puntos ante el UCAM Murcia en otra cómoda victoria de su equipo. Los minutos de calidad para Josep Puerto, aunque menguara la renta, fue la guinda al pastel.

Directo

Finaliza el partido. Victoria de Valencia Basket. 101-86

3+1 de Popovic- 101-84

Pierre Oriola vuelve anotar. 101-80

Triple de Popovic. 99-80

Anota Pierre Oriola. 99-77

Tiempo muerto. 2:44 para el final

Otro triple de Romain Sato, espectacular su actuación. 97-75

Triple de Rafa Martínez. 94-68

5:41 para el final del partido

Tiempo muerto en pista

Sigue Sato su idilio con los triples en la tarde de hoy (17 puntos). 91-66