Las Provincias

Sastre realiza una entrada a aro pasado ante el Betis. :: acbphoto
Sastre realiza una entrada a aro pasado ante el Betis. :: acbphoto

El descanso en la Eurocup más deseado en la Fonteta

  • El Valencia Basket afronta una semana limpia de trabajo en casa

  • El técnico aprovechará para corregir conceptos y recuperar a todos los tocados que han arrastrado molestias en las últimas semanas

El calendario le ha concedido al Valencia Basket una pequeña pausa esta semana, algo así como un rayo de luz tras una tormenta demasiado larga. Los tres viajes consecutivos en la Eurocup, dos de ellos a Rusia e Israel, han impedido a Pedro Martínez tener un ritmo normal de entrenamientos en noviembre y, además, han sido clave para acentuar las molestias en buena parte de la plantilla puesto que el descanso necesario se ha visto alterado. Sirva como dato que los regresos de Krasnodar y Jerusalén los realizó la plantilla durmiendo en los aviones. Tras tener ayer el día libre, tan sólo acudieron para ser tratados de sus molestias Diot y Sastre, hoy la plantilla está citada para la primera sesión doble.

El conjunto valenciano no disputa esta jornada en Europa con el liderato del Grupo D al alcance de la mano y, por primera vez, recibirá descansando a su rival en la Liga Endesa ya que el Bilbao Basket de Carles Duran disputa mañana un importante partido en Vilnius frente al Lietuvos Rytas. Con la asumida baja de Dubljevic para enfrentarse al conjunto vasco el sábado, el montenegrino sigue sin poder correr y no tiene fecha de vuelta a día de hoy, el objetivo más factible es llegar a la cita con todos los jugadores disponibles con las pilas cargadas.

En las últimas semanas, coincidiendo con los viajes europeos, siete jugadores de la primera plantilla han tenido percances físicos. Unos han sido más visibles y otros no han trascendido. Los tres últimos fueron los afectados para el partido ante el Real Betis. Sato se quedó en cama por un virus y se espera que durante la semana recupere el tono físico, Diot jugó con un faja por una lumbalgia y Sastre no disputó la segunda parte por precaución por su sobrecarga en el abductor. «El equipo está mal físicamente y no creo que mejoremos mucho los próximos días. Contra un rival con mayor frescura física hubiésemos perdido», así de contundente se mostró el técnico el domingo.

Los otros cuatro jugadores que han arrastrado molestias las han superado pero quieren encontrar las mejores sensaciones. Vives ha arrastrado dolor en una de sus rodillas, San Emeterio un golpe en la cadera, Oriola sufrió un pinchazo en la víspera del partido de Badalona y Kravtsov un golpe ante la Penya.