Las Provincias

Pierre Oriola y Stoudemire, en un lance del partido de la primera vuelta en la Fonteta. :: efe
Pierre Oriola y Stoudemire, en un lance del partido de la primera vuelta en la Fonteta. :: efe

Choque de trenes en Tierra Santa

  • Rafa Martínez no viaja al haber sido padre y Oriola tiene molestias en el aductor aunque se confía que esté listo

  • El Valencia Basket visita a uno de los favoritos para ganar la Eurocup con la intención de apuntalar su liderato en el Grupo D

jerusalén. El espectacular Pais Arena de Jerusalén es el símbolo del crecimiento del Hapoel en los últimos años, una evolución que ha conseguido que se codee con su histórico rival al que siempre tenía que contemplar por el retrovisor, el Maccabi de Tel Aviv. Ahora, lo único que separa a las dos ciudades más importantes de Israel es una carretera donde se cruzan turistas, creyentes y vecinos. La llegada de Stoudemire, que decidió traspasar la barrera de accionista del club para convivir junto a las murallas de una ciudad que considera capital de su Fe, fue el altavoz al mundo. Aunque el verdadero movimiento en el tablero de un aspirante a la Euroliga fue la contratación de Simone Pianigiani. El técnico italiano ya avisó en la Fonteta, en el partido de la primera vuelta que se llevó el Hapoel por 77-81, que el objetivo de su entidad es dar un paso al frente ganando la Eurocup. El Valencia Basket, por tanto, visita hoy a uno de los favoritos para conquistar el título con la intención de aprovechar la victoria de ventaja, merced al tropiezo israelí en Alemania en su último partido, y dar un golpe de mano al liderato del Grupo D. El choque se presenta como uno de los más atractivos de la competición en la primera fase. Un duelo con aroma a Euroliga.

El conjunto taronja viajó ayer a tierra santa con la ausencia de Rafa Martínez, que ha sido padre, y la única duda de Pierre Oriola. El catalán no participó en el entrenamiento del lunes en la Fonteta por precaución, ya que volvió de Badalona resentido del pinchazo en el aductor antes del partido ante la Penya. Ayer, en la sesión previa celebrada en Jerusalén, tuvo contacto con la pista pero hasta el calentamiento de esta tarde no se conocerá la incidencia que puede tener en la rotación. La noticia positiva es que Pedro Martínez no perderá en los próximos partidos a Kravtsov. El gran temor en el regreso tras la última derrota en la Liga Endesa es que el ucraniano tuviera una lesión muscular. Las pruebas a las que fue sometido el lunes descartaron cualquier dolencia grave. Su concurso hoy es fundamental, teniendo en cuenta el aviso que dio el propio Stoudemire en la victoria del Hapoel en la Fonteta controlando las dos pinturas.

Pianigiani tendrá una baja sensible para la cita, con el lesionado Kinsey. Para suplir su ausencia ha llegado un viejo conocido del Valencia Basket en competiciones europeas, el veterano Dijon Thompson. El trabajo sobre Curtis Jerrels, el tercer máximo anotador de la Eurocup con 20,3 puntos con un 50% en los triples, será fundamental. El conjunto taronja presenta la mejor defensa de la competición, encajando tan sólo 67,4 puntos por encuentro. Esa es la llave del liderato del conjunto de Pedro Martínez, simbolizado en el partido perfecto disputado en Ulm. Volver a esa versión, y no a la defensa 'dispersa' de Fuenlabrada o Badalona, será capitán para lograr la tercera victoria en el mismo número de viajes a Jerusalén. Como curiosidad, es la primera ocasión en la que el equipo no se desplaza en vuelo privado a la ciudad santa. En las dos ocasiones anteriores, en diciembre de 2004 y marzo de 2010, las medidas de seguridad aconsejaron la ruta más directa. Eran otros tiempos más tensos, afortunadamente pasados.