Las Provincias

La gran bronca de diciembre del 92 en la Fontenta

Bronca. Juan Roig calma a Micheaux con la policía protegiendo el túnel :: VICENTE MARTÍNEZ
Bronca. Juan Roig calma a Micheaux con la policía protegiendo el túnel :: VICENTE MARTÍNEZ
  • Los partidos entre el Pamesa y el Taugrés siempre tuvieron una dosis extra de pimienta

valencia. Los partidos entre el Pamesa y el Taugrés siempre tuvieron una dosis extra de pimienta, por el duelo azulejero que activó primas y mucha rivalidad. La primeras cinco entregas en la Fonteta fueron relativamente tranquilas pero la chispa prendió el 27 de diciembre de 1992 en un partido que acabó con cuatro intencionadas consecutivas pitadas a los jugadores de Manu Moreno, ante los gritos de «¡otra, otra, otra!» de los 6.000 presentes en el pabellón. El partido no consumió el tiempo reglamentario, puesto que a un segundo y dos décimas para el final (con 92-103 en el marcador) Salva Díez le entregó el balón a Mitjana y se negó a acabar el último ataque.

El desencadenante de la tensión, tras un partido muy intenso, llegó tras un fallo de Henry en el triple (90-92 entonces) a falta de un minuto. El Pamesa paró con falta el ataque vasco y Mitjana, que pitó aquella tarde con Martín Bertrán, señaló la primera intencionada. Le siguieron tres más, lo cual encendió la pista. Salva Díez protestó quitándose la camiseta y Micheaux presenció sentado en el parquet los sucesivos lanzamientos de tiros libres del Taugrés. Nadie logró parar una diáspora de protestas donde Brad Branson fue el más activo. Micheaux tuvo que rodearle por la cintura para apartarle de Mitjana, puesto que la protesta de el de Illinois le podría haber llevado a una posible sanción.

Desde el palco también se vivió la tensión. Tanto fue así que Juan Roig, entonces vicepresidente, no dudó en bajar a la pista para intentar calmar los ánimos. En los últimos segundos se le vio pedir a sus jugadores que cesaran en las protestas aunque tampoco escondió su malestar por una situación en la que los dos colegiados también pusieron de su parte para no apagar el incendio. El empresario se situó en uno de los laterales del túnel, junto a la policía, en la retirada de los jugadores tras el partido.