Las Provincias

Will Thomas machaca el aro del Lokomotiv Kuban. :: lokomotiv
Will Thomas machaca el aro del Lokomotiv Kuban. :: lokomotiv

Thomas da un paso al frente

  • El ala-pívot de Baltimore y Kravtsov se multiplican para suplir la baja de Dubljevic en un partido muy serio que compensa la derrota ante el Hapoel

  • El Valencia Basket sale líder de Krasnodar con un triunfo que puede ser clave

Nada más conocerse el alcance de la lesión de Dubljevic, el lunes por la mañana, Pedro Martínez llamó a Will Thomas. El encuentro se produjo en la Fonteta tras la sesión de entrenamiento. Una charla motivacional en la que el técnico quiso activar al único jugador interior de la plantilla que aún no había logrado demostrar en la pista las razones para su fichaje. No por falta de calidad, ni de implicación, sino porque el ritmo de los partidos le había llevado por delante. Hasta ayer.

El de Baltimore se subió al avión rumbo a Krasnodar consciente de que ante el Lokomotiv tenía su primera gran oportunidad. La cogió al vuelo, como hacen los buenos jugadores. A la primera. No sólo por los números de su estadística, ya que ellos fueron una consecuencia del instinto de buscar siempre el momento exacto por donde iba a pasar la jugada. En defensa y en ataque. Así, con concentración, se logra anotar 15 puntos, coger 10 rebotes y acabar con 20 de valoración. Sin duda, la segunda gran noticia del partido.

El Valencia Basket facturó anoche en la maleta, el viaje de regreso comenzó de madrugada y con la plantilla durmiendo en el avión, mucho más que una victoria de Krasnodar. El partido, el primero de los cuatro consecutivos que tendrán que afrontar fuera de España en la Eurocup merced al calendario loco que ha confeccionado la competición, venía marcado como el más importante de la primera vuelta. En un grupo de ocho encuentros, porque las diez jornadas tienen la trampa de los dos 'descansa', cualquier estirón puede ser decisivo. El conjunto valenciano afrontará la segunda vuelta con un 3-1 y el Lokomotiv con 1-3. En la última jornada, el equipo de Katsikaris visitará la Fonteta. Un panorama muy favorable para afrontar los complicados desplazamientos a Ulm y Jerusalem.

El solvente triunfo en el Basket Hall, donde el conjunto de Pedro Martínez controló en todo momento el tempo del partido, dejó muchos más titulares. Con la baja de Dubljevic para las próximas semanas, era obligatorio ajustar la rotación interior. Al paso al frente de Thomas se sumó la constancia de Kravtsov. El ucraniano suplió ayer con ganas las lógicas carencias del que aún es un recién llegado. Por momentos pidió el cambio, pero su falta de oxígeno era motivada por su actividad. Fue un muro para Vougioukas y se mostró contundente con 11 puntos y 9 rebotes.

El Lokomotiv tan sólo vivió de la inspiración de Rochestie, que anotó 20 de los 34 puntos de su equipo al final de la primera parte. La profundidad de banquillo permitió a los taronja comenzar la segunda parte con Diot (inédito en los dos primeros cuartos) rompiendo el ritmo y con Oriola y Sikma formando una pareja muy complicada de defender. Así se amasó una renta de ocho puntos (42-50), con Van Rossom continuando con sus particulares brotes verdes. Los fallos en el triple no impidieron que sellaran un triunfo, basado en la concentración y la solidaridad ofensiva. Paso al frente.