Las Provincias

El peregrinaje europeo comienza en Krasnodar

Kravtsov y Oriola, los puntales del juego interior tras la lesión de Dubljevic, posan antes de volar a Krasnodar. :: damián torres
Kravtsov y Oriola, los puntales del juego interior tras la lesión de Dubljevic, posan antes de volar a Krasnodar. :: damián torres
  • Pedro Martínez se encomienda a Kravtsov y Oriola para suplir la baja de Dubljevic y también motiva a Thomas para que dé un paso al frente

  • El Valencia Basket visita al Lokomotiv de Katsikaris en un partido que puede ser la llave del Grupo D

El Valencia Basket inició ayer el peregrinaje por Europa que le llevará a enlazar cuatro viajes en cinco semanas, por aquello del descanso del grupo impar. Una situación sin precedentes en una competición continental pero que desde que se hizo público el calendario, tras la última fuga inducida de equipos a la Champions de la FIBA, se tenía asumida. Es por ello que una de las claves del inicio del torneo era subirse al avión rumbo a Krasnodar con un balance de 3-0 en la Fonteta. No pudo ser, por la derrota ante el Hapoel, pero el conjunto taronja tratará de equilibrar esa derrota en casa con la victoria en tierras rusas. Enfrente, un Lokomotiv que llega a la última jornada de la primera vuelta con las urgencias de su 1-2, motivadas por la sorprendente derrota en casa ante el Ulm. Un nuevo tropiezo ante el Valencia Basket colocaría al conjunto de Katsikaris con un panorama gris para los cuatro partidos de la segunda vuelta. Con esa presión deben jugar hoy los hombres de Pedro Martínez para intentar hurgar en la herida.

Será el primer partido de los valencianos sin Bojan Dubljevic, que estará un mínimo de tres semanas fuera del equipo por su esguince de grado dos en el tobillo derecho. El montenegrino era el jugador con más minutos en pista, y más valorado, de su equipo en la Eurocup. Un hueco importante que tendrán que cubrir, en primera instancia, Kravtsov y Oriola. El ucraniano ha avanzado en su proceso de adaptación a los sistemas de Martínez, especialmente en los defensivos, y está ante su gran oportunidad. El catalán juega en otra liga, puesto que lo único que tiene que hacer es mantener el gran nivel que está mostrando en su estreno en el equipo. La primera capa será importante, aunque para amortiguar lo más posible el impacto de la baja del montenegrino el que de verdad tiene que dar un paso al frente es Will Thomas, que aumentará su rol.

El cuerpo técnico es consciente de la importancia del de Baltimore en este momento delicado del calendario. Es por ello que antes de viajar a Krasnodar reforzaron las conversaciones con él y el estudio de las situaciones en las que consideran que el americano tiene que subir las prestaciones. Su polivalencia, tendrá que ayudar al cinco en muchas ocasiones durante al menos los próximos seis partidos, también se antoja imprescindible.

El gran peligro del Lokomotiv Kuban es que llega al partido como un lobo con piel de cordero. Es cierto que el equipo, tras tocar el cielo con las manos en la Final Four de la Euroliga en Berlín, perdió buena parte de su columna vertebral, con las salidas de Randolph, Delaney, Claver y Voronov (cuatro de sus cinco titulares el pasado año) y de Bartzokas, pero se presenta con uno de los presupuestos más altos de la Eurocup y, evidentemente, como uno de los favoritos al título. La reconstrucción del conjunto ruso ha llegado contratando a un grupo de jugadores que destacaron en la pasada temporada en la Euroliga, el base Rochestie en el Maccabi, el ala-pívot Kenny Gabriel en el Pinar Karsiyaka y el pívot griego Vougioukas en el Zalgiris, y en la Eurocup, en el caso de Mardy Collins, que brilló en el Estrasburgo. A ellos se unieron batería de nacionales de primer nivel con Ivlev, Baburin y Khvostov y dos exteriores que siguen de la pasada temporada como el cañonero americano Janning y el australiano Broekhoff.

El Kuban ha tenido un comienzo discreto también en la VTB, donde son sextos con un balance de 2-2, pero en cualquier momento pueden dar ese paso al frente refrendado por su calidad. Ese es su gran peligro. Mantener un buen trabajo atrás puede ser una de las claves en el Basket Hall, teniendo en cuenta que el Valencia Basket es una de las mejores defensas de la Eurocup y al Lokomotiv le está costando anotar en el arranque del torneo.