Las Provincias

Un derbi para llamar la atención

El técnico del Claret, Carles Martínez, y el del Valencia Basket, José Canales. :: damián torres
El técnico del Claret, Carles Martínez, y el del Valencia Basket, José Canales. :: damián torres
  • Los equipos esperan que el partido que se jugará en el Universitario sirva para alzar la voz de un deporte que tuvo a Valencia como referente

  • El Claret y el Valencia Basket mantienen vivo el baloncesto femenino en la ciudad

El baloncesto valenciano vivirá mañana un derbi entre equipos de Valencia en la Liga Femenina 2, en la segunda ocasión en la que dos equipos de la Comunitat han coincidido en la segunda división del baloncesto femenino. El único precedente data de 2005, donde el Akra Costablanca de Alicante y el Vinaròs formaron parte de la división de plata. Los técnicos del Picken Claret y del Valencia Basket aceptan analizan el partido en el Pabellón Universitario, el lugar donde mañana a partir de las 19.15 horas se dará el salto inicial.

«Tener un derbi significa que hay muchas jugadoras valencianas que pueden acceder a este nivel de competición». Es la primera reflexión de Carles Martínez, el entrenador del Picken Claret. José Canales, de Valencia Basket, asiente y añade que con el partido «el que gana es el baloncesto femenino en Valencia». No hay que esconder que el partido es el reflejo de una lucha de cantera que los dos clubes llevan manteniendo en los últimos años. «Es una apuesta del club meternos en una categoría profesional con un equipo este año totalmente amateur», matiza Martínez. «Hemos dejado fichas abiertas para que puedan subir jugadoras juniors», añade. Una filosofía que se comparte en la Fonteta. «El club desde el primer momento tuvo claro que iba a asumir lo que era estar en la competición pero con las condiciones que ya tenían las jugadoras en Primera. Siempre digo que somos profesionales en la actitud y en la dedicación pero lo que significa una remuneración en la plantilla no existe», dice Canales.

El derbi debe servir para reflexionar sobre los aciertos y errores que han llevado al baloncesto femenino valenciano al 2016. El dato objetivo es que han sido tan sólo cinco equipos en toda la Comunitat los que han conseguido salir en Liga Femenina 2 en su década y media de historia. ¿Es un buen ratio? «A nivel de cantera, en la Comunidad salen muchas jugadoras. Creo que es más un tema de recursos económicos», apunta Martínez. Canales recuerda que en la época del Dorna Godella «mientras ganaban Copas de Europa había una gente trabajando con la cantera, donde no nos quedábamos con la boca abierta mirando lo que estaban haciendo las profesionales. Intentamos aprovechar lo que aquello significaba para tener una estructura que más adelante sirvió para ascender de nuevo a Liga Femenina con el Popular Basket Godella». Eso sí, con una contundente realidad a día de hoy: «Hay jugadoras valencianas jugando a primer nivel, por España y fuera de ella, pero la realidad es que aquí no les hemos dado de comer. No hay recursos y por eso se han tenido que buscar la vida. Eso es lo que ha faltado en Valencia».

El Claret con la ayuda de una empresa como Picken desde hace muchos años. El Valencia Basket con la decisión de Juan Roig al rescatar los equipos de cantera del Ros Casares. «Siempre que alguien invierta un euro en baloncesto debe ser bienvenido», apunta Canales.

¿Volverá a tener Valencia un equipo profesional en Liga Femenina?. «Nosotros a nivel económico estamos en nuestro tope. Ilusión nos sobra pero creo que a nivel económico igual podría ser una apuesta del Valencia Basket, aunque dudo que lo hagan», incide Martínez. «Recojo el 'passing' que me envía Carles y como comprenderás no soy el receptor, dejo pasar la bola y la tiramos a la grada», le contesta Canales, que apunta: «Me gustaría que si lo hubiera se construya con cordura y que tenga estructura. Que no sea el aire de un día». ¿Piensas que los dos clubes no tienen suficiente estructura para asumir eso? La pregunta es del técnico claretiano al taronja. Ellos toman el mando de la conversación: «Pienso que los clubes tienen estructura pero no se si tienen la suficiente como para hacer algo a muy largo plazo. Estoy hablando por ejemplo de recuperar jugadoras que están fuera y que haya gente que invierta».

El debate se abre hacia el actual nivel del baloncesto femenino de clubes. Donde las ayudas públicas también entran en juego, como señala Martínez: «Nosotros subimos a Liga Femenina 2 y la cantidad de apoyos bajaron. Esa es la realidad del baloncesto femenino. El apoyo del Ayuntamiento ha bajado, no hay patrocinadores privados y ahora todo vale dinero, ahora tenemos que pagar las pistas de la Universidad o en Benimaclet. Nos gastamos 30.000 euros en pistas. Te meten un extra de gastos». Canales asiente, los taronja también pagan las pistas hasta que se construya l'Alqueria, y añade: «A nivel político estamos viviendo lo que estamos viviendo y los resultados de cada club dependerán de dos cosas, de la adaptabilidad que cada uno tenga a la nueva situación y de los recursos que consiga».

Sobre el favorito, Martínez tira de manual: «Los dos equipos son bastante parejos». Canales sí que pone la balanza de la presión en el Picken: «Ha ganado un partido más y tiene un año de experiencia».