Las Provincias

Fernando San Emeterio rompe la defensa del Obradoiro y se dispone a anotar de bandeja.
Fernando San Emeterio rompe la defensa del Obradoiro y se dispone a anotar de bandeja. / acbphoto/ T. Ruibal

BALONCESTO | VALENCIA BASET

Diot desata la tormenta

  • Once puntos del francés en dos minutos sentencian el triunfo taronja

  • Rafa Martínez se convierte en el segundo anotador de la historia del Valencia Basket en ACB, con 3.008 puntos, superando a Rodilla

Antoine Diot decidió la victoria del Valencia Basket en Santiago cuando quiso y como quiso. Algo que planeó sobre el cielo del Fontes do Sar durante todo el partido pero que se plasmó en menos de 120 segundos, exactamente en 110. Es fue el lapso de tiempo que necesitó en el último cuarto para anotar once puntos seguidos y parar el crono a 5.55 del final con el 63-76 en el marcador. La tormenta perfecta liderada por el francés fue una losa para el Obradoiro, que comprobó de forma impotente lo infructuoso de su conato de rebelión. Tras ir todo el partido por detrás, el conjunto gallego llegó a acercarse a la puerta taronja (58-62). No pudieron ni meter la llave, puesto que el galo la cerró de un portazo. No sólo con sus puntos, sino con un recital de pases durante toda la segunda parte que provocaron incluso algunos aplausos en el Fontes do Sar. La actuación de Diot, junto a la de Dubljevic, ya forman parte del imaginario colectivo de grandes actuaciones de los jugadores del Valencia Basket en Santiago. La queimada taronja sigue cotizando al alza, con seis victorias en siete partidos desde que el Tribunal Supremo obligó a la ACB a devolver al Obradoiro a la Liga, tras un litigio de casi dos décadas. El triunfo, el tercero en tres partidos lejos de la Fonteta, permite a los valencianos consolidarse en la parte alta de la tabla, aunque esta temporada los aficionados tendrán que descifrar cada jornada un sudoku en la clasificación como efecto colateral del número impar.

Si algo se buscó en los despachos de Hermanos Maristas en verano fue encontrar la fórmula para no desmantelar el bloque que funcionó a gran nivel durante un gran número de partidos la pasada temporada, con el único lunar del horroroso febrero. Esa baza, la de tener la columna vertebral jugando de memoria, es la que debe dar velocidad de crucero a los taronja en la ACB durante la primera vuelta, hasta que poco a poco vayan ensamblando las piezas de los fichajes. Ayer su sumó un jugador más a la causa, puesto que Joan Sastre disputó su mejor partido con su nueva camiseta. Los 10 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias del balear fueron lo de menos puesto que lo más importante tiene que ser la constancia de que ya ha encontrado el tino con sus compañeros.

Oriola ya superó ese trance hace más de un mes. El catalán sigue siendo el fichaje más regular en el inicio de temporada y un recambio de garantías para Dubljevic. Un dato ponderable puesto que en primer esbozo contaba más como cuatro que como cinco. Ayer se volvió a pegar con las torres rivales sin bajar el nivel de intensidad del montenegrino. Buena señal. El trabajo del cuerpo técnico será ahora acoplar a las tres piezas que siguen encontrando su sitio. Una, Kravtsov, de forma lógica puesto que aún no ha debutado. Jankovic no viajó a Santiago al no superar su proceso vírico, pero cuando se recupere sabe que tiene que dar un paso al frente. También lo tiene que hacer Thomas, aunque la urgencia con el de Baltimore es menor por el nivel alto del juego interior. Eso sí, tiene que mostrarse mucho más participativo en el juego. Hasta ahora tan sólo ha mostrado pinceladas de la calidad que nadie le discute.

El momento más álgido del Rio Natura fue el 'miudiño' cantado por su afición en los segundos previos al salto inicial. Siempre impresiona. Sobre las tablas del Fontes do Sar, un serio Valencia Basket tan sólo permitió a su rival empatar dos veces el encuentro de forma testimonial (2-2 y 4-4). El resto fue un monólogo visitante, con los lógicos tirones de un equipo que tiene jugadores de calidad como Allen o Whittington. El 30-38 al descanso fue el mejor aviso de lo que vendría en la segunda mitad. Rafa Martínez, al anotar el 51-60 con una suspensión, se convirtió en el segundo anotador de la historia del Valencia Basket en la ACB, superando a Rodilla. El capitán dejó su cifra en 3.008 puntos. Con la mejora de la puntería en el triple, los valencianos amasaron los 54 puntos anotados en la segunda parte. Un nivel fuera del alcance del Rio Natura. Tras el 'show' de Diot en el último cuarto, la renta llegó a los veinte (72-92 tras canasta de Dubljevic). La mejor forma de afrontar una semana limpia sin Eurocup.