Las Provincias

BALONCESTO | VALENCIA BASKET

La primera prueba de fuego de la Eurocup para Valencia Basket

Amar'e Stoudemire, ayer en la Fonteta.
Amar'e Stoudemire, ayer en la Fonteta. / Jesús Signes
  • Pianigiani no se quita presión en la previa y admite que el objetivo de su equipo es asaltar la elite del basket europeo

  • El Hapoel de Stoudemire se estrena en la Fonteta

«Stoudemire es una persona especial pero es un jugador más. Todos sabemos que en Europa la diferencia la marca el equipo, no se vence con un jugador. Él es el primero en saberlo y se está comportando como un profesional. Es muy humilde en el día a día». Son palabras de Simone Pianigiani, el técnico del Hapoel Jerusalem, ayer por la tarde en la Fonteta antes del entrenamiento del conjunto hebreo. Unas horas antes, Pedro Martínez ya barruntaba esa idea en su cabeza: «Stoudemire está muy bien, pero no porque haya sido no sé cuantas veces All Star sino porque juega muy duro, no va de estrella y seguramente todavía lo es. Lo bueno que tiene es que no va de NBA y me las tiro, trabaja mucho y hace las cosas muy bien para el equipo. Me parece más peligroso jugando como juega que si jugara a meter veinte puntos». Conclusión, el Hapoel es mucho más que Amar'e... pero el mundo del baloncesto fijará hoy su atención en la Fonteta, puesto que será su estreno a nivel continental.

La frase que define el proyecto del Hapoel Jerusalem es la que pronunció Pianigiani, otro de los fichajes de campanillas de la entidad, tras referirse a su estrella: «Lo importante es lo que estamos construyendo como club. Queremos ser una realidad importante en Europa y esta temporada es vital para dar un paso adelante a nivel de mentalidad». Es decir, el remozado proyecto de Ori Allon tiene el mismo objetivo que el Valencia Basket, utilizar la Eurocup como plataforma de lanzamiento para la Euroliga. Del Hapoel que se enfrentó a los valencianos en dos ocasiones, la última vez que pisó la Fonteta venció 75-79, no queda ni el pabellón. El Jerusalem Arena, con capacidad para 12.000 espectadores, se construyó en 2014. El conjunto israelí cuenta con casi 8.000 abonados, otro paralelismo con el conjunto taronja, y quiere comenzar a demostrar en su estreno en la competición que es uno de los candidatos al título, junto a los equipos españoles y el bando ruso simbolizado por el Lokomotiv y el Khimki.

El Hapoel llega a Valencia con un viejo conocido, Travis Peterson. El de Arizona fue el sustituto del lesionado Sikma en el pasado playoff y ha comenzado su aventura en Israel mostrando sus credenciales, promediando 12 puntos con un 55% en triples. El conjunto de Jerusalem llega invicto al duelo, aunque tan sólo ha disputado partidos de competiciones nacionales donde acumula un balance de 6-0. Su triunfo más significativo llegó en la final de la Copa de la Liga, donde venció al Maccabi por 77-62. Su batería nacional, con jugadores de primer nivel como Eliyahu, Halperin o el base Bar Timor se complementa con extenso surtido de jugadores americanos con experiencia europea, donde destacan Curtis Jerrels, Tarence Kinsey o Shawn Jones, que la pasada temporada disputó la ACB con el Andorra.

Pedro Martínez avisó en la víspera que a su equipo le espera un partido muy físico y donde sus jugadores tendrán que igualar ese nivel de intensidad. Algo que en tiempos pretéritos constituyó un problema en la Eurocup, aunque es cierto que el Hapoel no llega con tanto músculo que aquel imponente Limoges. Hasta que Kravtsov forme parte del equipo, Oriola tendrá que multiplicarse en la ayuda de Dubljevic en el cinco. El catalán reconoció el domingo en este periódico que estará muy motivado con la presencia de Stoudemire en la pista. Terminemos por el principio. Un jugador no gana partidos en Europa, es cierto. Pero también lo es que es la primera vez que pisará la Fonteta un jugador elegido en el mejor quinteto de la NBA. Caviar.