Las Provincias

El Valencia Basket emigra por Estopa

  • La construcción de l'Alqueria evitará que los valencianos tengan que peregrinar cuando la Fonteta tenga en cartel algún espectáculo

  • El equipo se ejercita en el Universitario por el concierto del grupo de Cornellà

El Valencia Basket volvió a coger ayer la mochila para marcharse, cual estudiante, al Pabellón Universitario. La situación no fue nueva, ni tampoco que el traslado fuera motivado por un concierto de Estopa, pero sí que es la primera vez que se cruzan los calendarios desde que la entidad valenciana volviera a sufragar una nueva reforma de la Fonteta. En el contrato de alquiler que tienen los taronja con el Ayuntamiento figura que el primer equipo del Valencia Basket tendrá la utilización preferente de la pista central menos los días en los que esté previsto un espectáculo. Ese día, o los que necesite el evento, se descuentan del alquiler para que lo sufraguen, como es evidente, los promotores del mismo. El gran dolor de cabeza para los operadores es cuadrar el calendario de la Liga Endesa y la Eurocup con los conciertos a realizar. Una circunstancia que, por cierto, ha originado que pasen de largo de Valencia algunas giras nacionales indoor. Los eventos en la Fonteta una vez comenzada la temporada se sitúan en los días donde el conjunto valenciano juegue lejos de la Fonteta o tan sólo descuadre algunas sesiones de entrenamiento. En este caso han sido dos.

Pedro Martínez va a aprovechar el parón de la ACB, este fin de semana les toca descansar como consecuencia de la Liga impar, para seguir puliendo detalles con su plantilla. Tras conceder el jueves como día de descanso planificó cinco sesiones hasta el lunes, donde comenzará una semana normal de trabajo con dos partidos en mente. Una de ellas, la de ayer por la mañana, se transformó en trabajo en el gimnasio puesto que se estaba montando el escenario para el concierto del grupo de Cornellà. La segunda, la vespertina, se trasladó al Pabellón Universitario. Para hoy, una vez finalice el desmontaje del escenario, está previsto que el equipo pueda regresar a la pista de la Fonteta.

Esta situación, la del peregrinaje con las molestias que conlleva a la logística y a la comodidad, es una de las que se solucionará con la construcción de l'Alqueria del Basket. La ciudad deportiva que está levantando el club contará con una pista para utilización del primer equipo cuando esté ocupado el recinto de Hermanos Maristas. Según pudo saber este periódico, en la cesión del pabellón para realizar anoche el concierto de los hermanos Muñoz no se incluía el nuevo videomarcador, cuyo software y ordenador asociado para su uso se guarda bajo llave en las oficinas del Valencia Basket. Estopa puso sus propias pantallas.