Las Provincias

Arranca la Eurocup de los recortes

Van Rossom, Sato, Martínez y  Dubljevic, los ganadores de la  Eurocup de 2014. :: i. marsilla
Van Rossom, Sato, Martínez y Dubljevic, los ganadores de la Eurocup de 2014. :: i. marsilla
  • El torneo contará por primera vez con una fase de grupos impares por la fuga de equipos presionados por la FIBA

  • El Valencia Basket recibe al Ulm en el inicio de una competición que vuelve a tener una llave de Euroliga

valencia. La Eurocup más caótica de la historia, por lo complicado que ha sido cuadrar un sistema de competición durante un verano de guerra abierta entre la FIBA y la Euroliga, arranca hoy en la Fonteta. El Valencia Basket, encuadrado en el grupo más fuerte de la primera fase, recibe en la Fonteta al Ulm alemán. Un clásico de las últimas temporadas europeas de los taronja, será la tercera ocasión que visite el pabellón de Hermanos Maristas en menos de tres años naturales, para un equipo que llega con la vitola de ser el subcampeón de la Bundesliga. La reducción de un equipo por grupo, tras la última fuga de septiembre auspiciada por las presiones de la FIBA, no hizo más que complicar el calendario para los valencianos. Por varios motivos.

El formato de la Eurocup de veinte conjuntos que arranca hoy tiene una primera fase con cuatro grupos de cinco equipos, con cuatro clasificados por cada uno de ellos para el Top 16. El Grupo D, el del Valencia Basket, lo completan además del Ulm el potente Hapoel, con Amare Stoudemire como fichaje estrella, el Lokomotiv Kuban de Fotis Katsikaris, que la pasada temporada llegó a la Final Four de la Euroliga, y un clásico como el Olimpia de Lubjana. Uno de ellos quedará fuera. Evidentemente, el conjunto taronja tiene potencial suficiente para pasar al Top 16 y un segundo batacazo consecutivo en Europa sería poco digerible. Dicho lo cual, el sistema de la Eurocup de los recortes, del copia y pega por las circunstancias, tiene trampa. El calendario 'cojo' tras la marcha del Fuenlabrada al Grupo B para tapar uno de los parches deja a los taronja con tres partidos consecutivos en casa y los cuatro viajes seguidos justo después. O lo que es lo mismo, estornudar en alguno de esos primeros partidos en la Fonteta será opositar a un dolor de cabeza en Rusia, Alemania, Israel o Eslovenia.

Como es habitual, todos los equipos conocen el formato del torneo hasta la final. Acabar primero o segundo del Grupo D puede tener su premio, puesto que el tercero se verá abocado si se cumplen las previsiones a otro grupo de la muerte en el Top 16, en un grupo de cuatro donde pasan dos, con el Khimki por un lado y el Bayern o Unicaja por otro.

La reducción de equipos no altera el objetivo del Valencia Basket en la Eurocup, que no es otro que optar de nuevo al cuarto título en la competición que tendría como premio una plaza en la Euroliga 2017-2018. El equipo de Pedro Martínez tiene dos vías abiertas por rendimiento deportivo esta temporada para volver a la antigua Copa de Europa, el camino que comienza hoy frente al Ulm y la que se pone en juego en la Liga Endesa. Tener el objetivo fijado no impide trabajar con los pies en el suelo, puesto que si algo aprendió el Valencia Basket en la pasada edición de la Eurocup es que el nivel físico de la competición es de una exigencia alta. Algo que no se ha rebajado pese a la fuga de los equipos italianos o franceses.

El Ratiopharm llega a Valencia con una receta parecida a la de su rival en verano, con la permanencia de buena parte de su columna vertebral de la pasada temporada incluyendo a su técnico, Leibenath, que cumple su sexta temporada al frente del equipo donde el español Jesús Ramírez volverá a poner el acento español en el banquillo. El equipo germano ha comenzado la Bundesliga de forma imparable, con un balance de 4-0 donde ha anotado 98,5 por partido. El crecimiento de jugadores como Chris Babb, que promedia 19,8 puntos por choque con un 56% en los triples, es uno de los símbolos del gran inicio de temporada. Una de sus mayores amenazas sigue siendo Raymar Morgan. El ala-pívot, formado en Michigan State, ha superado los problemas físicos que le lastraron la pasada temporada y promedia 17 puntos y 4,8 rebotes en el inicio de la Bundesliga. Su duelo con Sikma promete ser uno de los más espectaculares de la tarde. Como el que tendrá el timón Günther con Diot o Vives. El encuentro supondrá el debut en casa de Sastre y el Valencia Basket buscará prolongar su buena racha en las primeras jornadas, donde acumula nueve victorias en diez partidos.