Las Provincias

Las Palmas, Vitoria y Málaga, ciudades favoritas para organizar la Copa

  • Tras un intento fallido con Madrid, la ACB quiere cerrar esta semana la sede del torneo, que se jugará del 16 al 19 de febrero

valencia. A 11 de octubre aún no se conoce de forma oficial la ciudad que organizará la Copa del Rey de la ACB de la presente temporada. Una circunstancia insólita que tiene descolocados a los clubes y a los aficionados, que por estas fechas ya comienzan a tener una previsión para poder asistir al evento y no jugárselo todo a última hora. En una Liga que ha empezado con diecisiete equipos, el no conocer el destino de uno de los eventos estrella a estas alturas del calendario es otro símbolo de lo complicado que es a día de hoy el panorama del baloncesto español.

El primer intento fallido fue con Madrid, donde las largas cambiadas entre el Ayuntamiento y la Comunidad, a la hora de asumir el canon de la competición, llegó a desesperar a los rectores de la ACB. A día de hoy, tal y como ha podido confirmar este periódico, las tres opciones con las que se trabaja de urgencia para cerrar ya la sede son Las Palmas, Vitoria y Málaga, puesto que aunque Madrid era la sede que más gustaba esa opción parece remota por todo lo que ha ocurrido. Es más, para evitar tener este problema a medio plazo lo que se va a intentar es confirmar los lugares de celebración del torneo de los dos próximos años.

Cuando se celebró la Copa del Rey en la capital Gran Canaria en 2015, se firmó un acuerdo entre la Liga Endesa y el Cabildo a medio plazo para organizar eventos. La idea era volver a la isla a partir de 2018, aunque se podía adelantar ese primer escenario.

Algo que, por cierto, sería bien acogido para el conjunto de Casimiro que ha comenzado la ACB con un 0-3 y que se aseguraría la participación. En los últimos días, técnicos de la Liga han visitado Las Palmas para avanzar en esta negociación. Vitoria también ha mostrado interés en los últimos días por albergar la competición del K.O. La decisión no puede demorarse mucho más.