Las Provincias

fotogalería

Will Thomas trata de superar la presión de Reyes. :: irene marsilla

baloncesto | valencia bc

El Madrid no da opciones

  • La derrota evidencia que los taronja aún están buscando acoplar todas las piezas, con Bryant y Jankovic fuera de la rotación deseable

  • El Valencia Basket encaja 52 puntos en la segunda parte y cede ante los de Laso

El Valencia Basket evidenció ayer ante el Real Madrid que está muy lejos de su punto de cocción. Algo que, por otra parte, no es ningún drama en la primera semana de octubre. Todos los estamentos del club taronja han ido avisando en los últimos días que el equipo llegaba al inicio de la competición con un ensamblaje distinto al del pasado año. Lo que ocurrió en 2015, más allá del 28-0, es irrepetible. Pedro Martínez consiguió en aquella pretemporada algo con lo que sueñan todos los entrenadores que estrenan un cargo en un equipo, que todos los jugadores conecten desde el primer segundo. Este año, por muchas circunstancias, no ha sido así. Si enfrente, además, te encuentras con un conjunto que ha empezado de dulce y que ha invertido en su plantilla para aspirar a ganar la Euroliga la comparación no se sostiene a estas alturas del curso. La Liga Endesa es muy larga y hasta Pablo Laso sabe que si se encuentra en el playoff con los taronja no se tendrá enfrente al equipo de ayer.

La lectura interna en el Valencia Basket es muy amplia tras la derrota. Bryant volvió a evidenciar que a estas alturas no está para competir al ritmo que pide la ACB. Ocurrió en Zaragoza y con más motivo frente al Real Madrid. La situación con el californiano es clara; tal y como adelantó el martes este periódico la dirección deportiva está atenta al mercado. Si en los descartes de la NBA que se van a producir antes del inicio de la competición el 25 de octubre queda libre un jugador con calidad se pondrá encima de la mesa la opción para consensuar una decisión. El mercado europeo está más parado. Mientras eso no ocurra, Bryant es uno más. No se le va a cortar si no hay un sustituto de garantías pero las cartas están encima de la mesa. Lo bueno es que todo el mundo lo sabe y se va a actuar con normalidad deportiva.

La situación de Jankovic es diferente, aunque el resultado en la pista es parecido. El alero aún no ha encontrado su rol en la pista. Con la lesión de Sastre aún no se ha tenido que tomar ninguna decisión en las altas y bajas. La actuación anoche de Sato, con 12 puntos y mucha actividad en pista, es una duda razonable. Pero la decisión no es fácil, puesto que la primera opción de Pedro Martínez siempre va a ser meter en la dinámica a un jugador llamado a ser importante este año en la rotación. Cuando se están construyendo los cimientos de una casa no hay que tirar el cemento a la basura porque la masa no sea buena durante algún día de trabajo. Si algo ha demostrado el Valencia Basket en las últimas temporadas es que se ha levantado de los primeros golpes. Antes del parón en la ACB, las citas ante el Gran Canaria y el Ulm en el estreno de la Eurocup serán importantes para calibrar la puesta a punto en el primer mes de competición.

El partido llegó vivo al descanso. Desde entonces el Real Madrid decidió darle una marcha más al juego... y su rival no pudo seguirle, con un parcial arrastrado en los dos últimos cuartos de 27-52. El conjunto blanco cogió el mando del marcador con un 0-7 inicial y ya no lo soltó durante toda la primera parte. Teniendo en cuenta que al descanso el partido llegó con un 36-42 la botella medio llena para los taronja es que nunca le perdió la cara al rival. Tras el paso por vestuarios todo cambió. La intensidad física de Hunter y Randolph por dentro, la carga en el rebote de Reyes y los puntos de Llull y Rudy fueron demasiado para un equipo que lo intentó pero que le faltó la intensidad necesaria para tumbar a un equipo de primer nivel de Euroliga. La botella medio llena es que el margen de mejora es elevado. Si el 28-0 no aseguró títulos, la primera derrota no es la muerta de nada. Es justo decirlo.