Las Provincias

Chechu Mulero atiende una llamada en la Fonteta. :: damián torres
Chechu Mulero atiende una llamada en la Fonteta. :: damián torres

El Valencia Basket está atento a los descartes NBA mientras se decide el futuro de Bryant

  • El 25 de octubre se inicia la competición en EEUU y el buen rendimiento de Oriola permite ganar tiempo a la adaptación del pívot californiano

valencia. No hay ningún indicio que indique que el futuro de John Bryant en el Valencia Basket corre peligro esta semana, donde el conjunto taronja tiene dos pruebas de nivel frente al Real Madrid y el Herbalife Gran Canaria. Así lo pudo confirmar esta redacción por parte de fuentes oficiales del club, que no quisieron ir más allá del corto plazo. La situación del californiano dentro del equipo a día de hoy es compleja, teniendo en cuenta que la definición incluye varios finales alternativos. El primero, el que todo el mundo quiere, es que el pívot encuentre su sitio dentro de la rotación de Pedro Martínez. La primera parte del trabajo que se le exigió para firmar el contrato, tras aterrizar con un evidente sobrepeso, ya la ha conseguido. Falta la segunda, adecuar su estado de forma al nivel competitivo que exige la ACB. Bryant está en su particular pretemporada pero con la Liga ya en marcha lo cual, evidentemente, reduce los plazos de maniobra.

El Valencia Basket, por tanto, no puede cerrarse ninguna salida. Ni confirmarla, ni negarla. Nadie en el club está autorizado a declarar en público que asegura que el americano cumplirá el año de contrato que ha firmado, al igual que nadie puede sentenciar que no llegará a noviembre. Todo está abierto. El trabajo de la dirección deportiva, evidentemente, es tener preparados todos los escenarios. No con Bryant, sino con el resto de jugadores. Como ocurrió con Van Rossom, donde las dudas sobre su recuperación en verano obligaron a tener preparado en el cajón una carpeta alternativa con bases de calidad. Afortunadamente, lleva varias semanas acumulando polvo en un cajón.

El club está siguiendo con mucha atención la parte final del mercado en la NBA. La llamada de los nuevos contratos, con el nivel salarial por las nubes, ha propiciado que a tres semanas para el comienzo de la competición, el Opening Day se celebrará el 25 de octubre, sean más de un centenar los jugadores que no tienen contrato garantizado. El número máximo de deportistas que comenzarán la competición es de 450, 15 por equipo, aunque muchas de esas fichas que están ahora mismo en el aire acabarán ampliando las plantillas de la Liga de Desarrollo. Dentro de esos jugadores con futuro incierto hay varios pivots interesantes para el baloncesto europeo, que en el caso de que se les cierre la puerta de la NBA deberán decidir si comienzan la temporada en la particular 'segunda división' o encuentran algún destino apetecible entre los equipos de Euroliga o Eurocup.

El Valencia Basket no ha realizado ningún movimiento oficial para pescar en ese mercado, pero conoce la situación de todos los disponibles para tener cubierta cualquier posibilidad. Dentro de la nómina de deportistas que aún teniendo contrato garantizado no conocen si empezarán en el roster definitivo de sus equipos destacan dos nombres que, de una u otra forma, han estado vinculados al conjunto valenciano. El primero de ellos es Joffrey Lauvergne.

El francés, que llegó al Valencia Basket como temporero en noviembre de 2012 para suplir las lesiones de Faverani y Lichchuk, tiene firmado un contrato con los Thunder y está trabajando para poder cumplirlo en una franquicia en reconstrucción tras la marcha de Durant. Su prioridad, en el caso de no ser activado por la franquicia antes de comenzar la temporada, es buscar un equipo alternativo en la NBA. Es decir, un objetivo casi imposible para el Valencia Basket.

Otro de los jugadores que busca garantizar su futuro es Jarnell Stokes. El jugador de Denver, que tiene 150.000 dólares garantizados de su contrato con los Nuggets, fue uno de los nombres que se asociaron al conjunto valenciano antes de fichar a John Bryant. Como en el caso del francés, el de Memphis quiere agotar las opciones de la NBA antes de mirar a Europa. La temporada del treinta aniversario del club quiere cuidarse al máximo detalle. Todos los estamentos de la Fonteta trabajan para que el listón del equipo no baje con respecto al de la temporada pasada. Los esfuerzos de Pedro Martínez se centran en cuadrar las piezas en el tablero y Bryant es una de las prioritarias. En los despachos es cierto que ya se han deslizado varios avisos a corto plazo al californiano, de Mulero y Raga en entrevistas a este periódico. Lo que ocurra en la NBA, y en los últimos coletazos del mercado europeo, será clave en el final de esta historia.