Las Provincias

Slaughter se cuelga del aro del Valencia Basket. :: acbphoto
Slaughter se cuelga del aro del Valencia Basket. :: acbphoto

La partes esperan de forma inminente la sentencia del 'caso Slaughter'

  • El Valencia Basket estima que durante este mes se producirá la respuesta sobre el recurso del fallo del CSD que desestimó la alineación indebida

valencia. El Valencia Basket recibirá el jueves al Real Madrid en la Fonteta en la segunda jornada de la Liga Endesa, la primera donde el recinto de Hermanos Maristas colgará el cartel de 'no hay billetes' esta temporada. Curiosamente, el duelo volverá a estar presidido por una vieja disputa que cumple un año en los tribunales. El 1 de octubre de 2015 la entidad valenciana interpuso un recurso en el Tribunal Central de lo Contencioso Administrativo de Madrid en contra de la resolución del CSD 107/2015 bis del 30 de julio que desestimó en última instancia deportiva la alineación indebida de Slaughter en el partido disputado en la Fonteta el 9 de junio de 2015. Esa demanda fue admitida a trámite y las partes, tal y como ha podido confirmar este periódico, esperan de «forma inminente» la sentencia del juez. En las oficinas de la entidad valenciana estiman que durante el mes de octubre se dará luz a la batalla judicial actual más polémica entre dos equipos de la ACB.

Los abogados del Valencia Basket centraron la reclamación en el llamado 'caso Slaughter' en los datos objetivos acaecidos en la redacción del acta de aquel partido de las semifinales de la Liga Endesa, sin indicar que hubiera «mala fe» por parte del Real Madrid. La entidad valenciana pidió que se aplicara el reglamento, que precisamente tiene un apartado para regular la pena en el caso de que ocurra una alineación indebida por un error y sin mala fe, como pasó aquella noche. El artículo 5.7 del Manual de Oficial de Mesa aclara que una vez firmada el acta por parte de los dos entrenadores ésta no se puede modificar si el error se descubre una vez iniciado el partido. La sentencia del CSD reconoce, en el apartado 5.5 de los Fundamentos de Derecho, que ese acta se manipuló al descanso tras la participación de Slaughter, que no estaba inscrito, a 58 segundos del final del primer cuarto : «Una vez comunicados los hechos al equipo arbitral y a ambos equipos se finalizó el primer y segundo cuartos y durante el descanso se procedió a rectificar el error, haciendo figurar el dorsal 44 donde figuraba el 17».

El Valencia Basket alega que no es cierto que se le comunicara el error antes del final del segundo cuarto y que su entrenador, Carles Duran, tan sólo firmo el acta una vez antes del partido con lo que ese documento nuevo, ademas de manipulado al descanso cosa que prohibe el reglamento, no se firmó por parte del conjunto taronja. La clave reside en el Artículo 44 del Reglamento Disciplinario de la FEB. Allí está recogido el castigo aplicable a los casos en los que no se haya incurrido en mala fe, sin distinguir si el error lo comete la mesa o uno de los técnicos: «Si la alineación indebida se hubiese producido sin concluir mala fe ni negligencia, se dispondrá a la anulación del encuentro y su repetición». Desde el Valencia Basket se quiere apelar a la prudencia hasta que la sentencia no sea pública y siguen apuntando que se recurrió «por defender la dignidad».